25 de abril de 2019

Review: Enforcer - Zenith

Zenith es el quinto trabajo de los suecos Enforcer, que llevan 4 años girando sin parar presentando su heavy metal y speed al mundo. Comenzando en el speed y bajando velocidad con hasta ahora su último largo, From Beyond (2015), la banda sigue cambiando su sonido, aunque esto hay que matizarlo.


"Die for the Devil", uno de los primeros sencillos, tiene un tono bastante marcado a glam rock, funcionando como speed pegajoso con toque balada. Automáticamente uno de los clásicos en la discografía de los suecos y la mejor forma de abrir Zenith. Degustamos la clásica producción, tenemos un estribillo pegadizo e incluso florituras a la guitarra cortesía de Jonathan Nordwall, solista, y de Olof Wikstrand, rítmica (y también vocalista).

Esto no es nuevo -hablamos de Enforcer- pero "Zenith of the Black Sun" suena completamente 80s -Dio, Manowar-, con una progresión que desemboca en un tema potente en el que los protagonistas son los teclaros. El acelerón final es ideal para entrar en un tema speed muy rápido, de esos que han caracterizado a la banda desde sus inicios y ahora parecen aparcar: "Searching for You" entra desde el principio y con apenas una o dos escuchas se convierte en un hit. Esto mismo se repite con "Thunder and Hell".

"Regrets" centrada un piano muy Queen y en las voces de Wikstrand, que por supuesto nada tienen que ver con las de Freddie Mercury. No hay mucho que decir al respecto: A Enforcer les funciona, aunque tal vez se luzca más en la pegadiza "The End of a Universe", donde se hincha a gritar.


"Sail On" y más tarde "Forever We Worship the Dark" muestran unos Enforcer que giran hacia el rock clásico y setentero en temas más propios de sus compatriotas Horisont. En ambas destacan la múltiple insturmentación y los solos. Wikstrand baja el tono y nos damos cuenta de que Enforcer han pasado -o tratan de hacerlo- página y no se limitan al speed rápido de los primeros trabajos: Abarcan mucho más. "Ode to Death", cerrando el disco, va un paso más allá.

"One Thousand Years of Darkness" incluye algunos licks y solos neoclásicos. Con un coro pegadizo y entradas muy de anime.

Con casi cinco minutos pero con un largo final muy juglar con guitarra clásica, "Thunder and Hell" es el tema más rápido del disco.

La producción es bastante clásica y rara vez destaca. Determinadas decisiones como voces y efectos / synths -"One Thousand Years of Darkness"- no acaban de convencer, y, lamentablemente, el mastering peca de estar demasiado alto, incluso por encima del de los sencillos lanzados durante las últimas semanas a la red: Desde el primer tema nos encontramos con el temido ruido / distorsion.

3/5

Lo nuevo de Enforcer se puede inluir en ese metal palomitero que sin brillar siempre agrada escuchar. Mezclando su característico speed con temas más clásicos, hay una buena mezcla de temas, casi siempre pegadizos, haciendo por supuesto su escucha recomendada. Si el nuevo-viejo sonido de Enforcer funciona o no tienen que decidirlo los fans, pero sin menospreciar los temas rápidos del disco, esa parque rockera tiene más peso para nosotros. Dicho ésto, aunque los temas parecen trabajados, les falta pegada o la frescura de los primeros discos y un toque más, algo que sí parecía tener el largo anterior. El esfuerzo es insuficiente.

Por cierto, Zenith se edita tanto en inglés como en español en un intento por agradar a los fans y compensar la pegada que tienen los suecos por el centro y sur de América.

2 comentarios:

  1. ¿Que es insuficiente? lo será para el escritor de la reseña, pero aquí enforcer han mostrado madurez y buen hacer, uno de sus mejores albums hechos hasta ahora, y nada de metal "palomitero", eso no existe aquí, pero bueno, lo que son las opiniones.

    ResponderEliminar
  2. Respeto la reseña pero no comparto opinión, a mi me ha gustado bastante el álbum.

    ResponderEliminar