7 de marzo de 2019

Review: Children of Bodom - Hexed

Casi un año ha pasado desde que Children of Bodom entregaran su décimo trabajo a Nuclear Blast. Por qué la discográfica lo ha retrasado tanto es toda una incógnita pero lo bueno es que mañana sale a la luz Hexed. Lo hemos escuchado durante semanas y por fin tenemos un veredicto.

Children of Bodom - Hexed

Hexed es probablemente el álbum más diferente que COB han grabado nunca. Viejos elementos que vuelven a hacer su aparición (blastbeats, riffs reciclados y los largamente añorados toques neoclásicos) pero con una producción y sonido actualizados, sonando modernos a la par que sobrios. La madura composición introducido cambios sin hacer que el producto final suene a intento de volver a otras épocas o a innovar demasiado. La producción de Mikko Karmila es la mejor que Children of Bodom ha tenido nunca, aunque los leads quedan un poco bajos en la mezcla. El mastering tiene un rango dinámico de DR8, mucho mejor que el DR6 y DR5 de los últimos discos. Desgraciadamente los peaks superan los niveles en casi todos los temas, produciendo la temida distorsión en pistas como "Kick in the Spleen".

"This Road" y "Under Grass and Clover" abren el LP de forma potente pero sin poner toda la carne en el asador. De hecho el álbum mejora según avanzamos, aunque los mencionados sencillos no estan nada mal. El primero tiene un claro sonido Stone pero con teclados -¿acaso esa frase no puede usarse para descubrir a COB?- mientras que UGaC hace uso constante de los teclados para presentarnos un tema clásico enfocado de otra forma. El sonido de anteriores trabajos está claramente presente en los siguientes cortes: "Glass Houses" y "Hecate's Nightmare" son muy reminiscentes de Hate Crew Deathroll (2004).

"Glass Houses" es otro de los highlights, con unas bases neoclásicas en un tema que va directo al estómago. Guitarreo duro en C, riffs reminiscentes de la primera etapa, solos de guitarra... Todo en apenas 3 minutos de duración. "Hecate's Nightmare" nos sirve para degustar la producción con unos instrumentos que van incorporandose uno a uno: Teclado. Guitarra 1. Bajo. Voz. Guitarra 2. Un medio tiempo con un riff familiar en la mitad y más tarde un puente rock que recuerda a algo de Alice Cooper o tal vez King Diamond. Definitivamente algo con un mood muy de película de terror. Un tema fresco pero diferente al igual que "Hexed" y su hipnítica outro. Jaska Raatikainen y a Henkka T. Blacksmith toman mayor protagonísmo notándose especialmente en la citada "Hecate's Nightmare" o en "Say Never Look Back", con una producción que les respeta completamente.

"Kick in the Spleen", una de las sorpresas, es puro fan service de Hatebreeder (1998) con atmósfera Dissection / Dimmu Borgir circa Enthrone Darkness Triunfant añadida. La línea vocal parece un rework de "In Your Face" (Are You Dead Yet?, 2005), con una segunda parte centrada en guitarreo y con, atención, el festival de solos trademark COB teclado / guitarra / teclado. De nuevo, en 3 minutos. Destacamos también "Platitudes and Barren Words", totalmente distinta y también con vídeo oficial. A la atmósfera COB se suman unas voces semi-rasgadas de Laiho en un estribillo realmente pegadizo y rockero. Uno de los hits del disco.


Tras la heavy metalera "Relapse (The Nature of My Crime)", con un sonido que recuerda en todo al defunto side-project de Laiho Sinergy, "Say Never Look Back" y "Soon Departed" cierran destacando en la producción y haciendo justicia a todo el grupo. Temas lentos pero no por ello menos complejos especialmente la primera. La segunda, más melancólica y de nuevo recordando de una u otra forma a Dissection. El último corte es una versión renovada de "Knuckleduster" con letras actualizadas. El sonido de la B-side de Thrashed, Lost & Strungout (2005) no ha cambiado mucho pero ahora suena mucho mejor. Jau jau!

4/5


Resumiendo, con Hexed nos llevamos una grata sorpresa. Los últimos trabajos iban por el buen camino pero se nos quedaban cortos en frescura. Producción, buenas ideas y reciclaje de esas que hicieron conocidos a los finlandeses se unen en un LP que a todas luces será un éxito de crítica. Casi sin excepción estamos ante un disco sin altibajos donde todas las canciones muestran una muy mejorada composición, si bien puede que echemos en falta "mega hits" más sencillos como los ya firmados por los chicos de Bodom anteriormente. "Hate Me" o "Needled 24/7" vienen a nuestra cabeza, aunque hay que reconocer que temas como "Under Grass and Clover" o "Platitudes and Barren Words" son muy pegajosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario