17 de julio de 2019

Exhorder anuncian "Mourn the Southern Skies", primer disco en 27 años

¡Por fin! Y es que eran los primeros años del siglo XX cuando Exhorder, pioneros del groove, anunciaban su vuelta. Una vuelta que se ha hecho esperar pero que se materializa con Mourn the Southern Skies, su primer trabajo en casi tres décadas.

Exhorder - Mourn the Southern Skies

Exhorder son un grupo bastante conocido en el panorama metálico, y es que pese a sus 27 años de silencio lanzaron Slaughter in the Vatican y The Law a principios de los 90, dos clásicos del thrash groove y además son originadores del sonido Pantera, que supuestamente les copió su sonido clásico. El primer sencillo es "My Time", una pieza thrash de apenas 4 minutos con un tempo vertiginoso y el sonido característico tan imitado por otras bandas.


De la formación clásica quedan Kyle Thomas (voz) y Vinnie LaBella (guitarra), con tres nuevos miembros entre sus filas y 10 pistas que podremos escuchar el 20 de septiembre de este mismo año. En la grabación, producción y mastering han trabajado Duane Simoneaux y Jens Bogren respectivamente en los OCD Recording And Production y Fascination Street Studios.

Exhorder - Mourn the Southern Skies


01. "My Time"
02. "Asunder"
03. "Hallowed Sounds"
04. "Beware the Wolf"
05. "Yesterday’s Bones"
06. "All She Wrote"
07. "Rumination"
08. "The Arms of Man"
09. "Ripping Flesh"
10. "Mourn the Southern Skies"

Fecha de lanzamiento: Viernes 20 de septiembre de 2019
Etiqueta: Nuclear Blast

16 de julio de 2019

Crónica: Tuska Open Air 2019 (2/2)

Con sus más de 20 años de historia Tuska vuelve a destacar entre los festivales: Con bandas de renombre y un ambiente diferente, el festival no sólo ofrece grandes conciertos o una organización destacable, sino la oportunidad de descubrir una de las capitales del metal europeo y de mezclarnos con una población que se caracteriza entre muchas otras cosas por ser la más metálica del planeta. Vamos con una segunda parte de la crónica que comenzamos ayer sobre el mejor festival finlandés de metal.

Domingo




Hevisaurus


El domingo comenzó tranquilo y por cuanto menos chocante con la llegada de Hevisaurus, una banda infantil formada por dinosaurios que tiene la friolera de ocho largos, su propia película y ha conquistado algún que otro número 1 en las listas finesas. Efectivamente, con el domingo comenzaba el Tiny Tuska, la forma de la organización de redimirse tras colgar el cartel de +18, permitiendo a padres metaleros traer a sus hijos durante la jornada.

Frank Carter & The Rattlesnakes


¿Que hace un grupo de punk rock tocando en un festival de metal? se preguntaba Frank Carter al comenzar su actuación. Pues muy sencillo: Dar el concierto desde el circle pit. Y así fué. El británico y su banda interpretaban un buen puñado de temas con una actitud relajada para el festival, pero dando un buen espectáculo e incluso creando un circle pit exclusivo para mujeres donde las féminas estuvieran libres de los listillos sobones, una buena iniciativa en estos tiempos que corren. Dedicando canciones hasta a Kerry King, se trataba de la forma ideal de reponer fuerzas hasta movernos a algo más potente.

Jinjer



Tan potente como Jinjer, una banda que nos tenía muy intrigados y está en boca de todos. Entrando fuerte en el Tent Stage, la mezcla de djent y progresivo con las espectaculares voces de Tatiana Shmailyuk, tanto guturales como limpias, es lo que caracteriza a los ucranianos. Tres largos y múltiples EPs no nos han llamado lo suficiente como para escuchar sus trabajos enteros, pero en concierto nos mantuvieron casi hasta el final. Visto bueno.

Behemoth



No podíamos perdérnoslos. Tras verlos en Hellfest, repetíamos con los de Nergal, que interpretaban hasta 13 temas en un festival de fuego, humo y satanismo en el Main Stage. Muy buen sonido y mucha parafernalia, incluso nos pareció ver a la Norma Duval blackmetalera. Abriendo con "Wolves ov Siberia", pasando por un espectacular "Chant of Eschaton" (versión 2000) y acabando definitivamente con "We Are the Next 1000 Years", los polacos demostraron su supremacía pero también nos dejaron con algo claro en la cabeza: Si quieren ser los próximos 1000 años más vale que el próximo LP sea diferente.

Rytmihäiriö


Arritmia. Eso significa el nombre de esta mezcla de thrash crossover con toques hard y grindcore nativa de la capital Suomi. El concierto más petado en el Inferno Stage, donde era imposible avanzar y donde otras figuras del metal finlandes (Stam1na bebiendo y relajando un poco) se apegotonaban para poder disfrutar de uno de los últimos conciertos del festival.

The Hellacopters


Really?. No aprobamos que se cierre un festival como Tuska con The Hellacopters, porque la mitad el 90% de la gente se te queda por el camino. Influenciados por multitud de bandas clásicas de rock y blues, el puesto de headliners les daba hasta 21 temas. Tras un rato decidimos tirarnos al suelo a hablar con los locales y a resumir el festival, decidiendo más tarde continuarlo en uno de los múltiples karaokes de la ciudad finlandesa.

15 de julio de 2019

Crónica: Tuska Open Air 2019 (1/2)

Tuska Open Air 2019 ha sido diferente en varios sentidos: Apertura del bar a todo el recinto del festival, mínimo de 18 años de edad para asistir y ligera remodalación del recinto de Suvilhatti. Las primeras impresiones acababan en una gran pregunta, ¿Donde está la zona de cesped? Efectivamente, y como decían los mapas, había desaparecido. No obstante había bastante espacio junto a la entrada para descansar unos minutos entre los más de 50 conciertos que se celebraron durante el fin de semana. Aquí vamos con los highlights.


Viernes


Arion



Para la ocasión decidimos comenzar el festival de forma tranquila pero contundente: Viendo a los finlandeses Arion y su "nuevo" vocalista Lassi Vääränen. Y no fuimos los únicos puesto que a pesar de ser todavía temprano no eran pocos los que se congregaban frente al Main Stage para presenciar un power metal con toques sinfónicos y progresivos con un regusto a otras bandas como los suecos Dynazty. Visto bueno, y es que nos han entrado ganas de redescubrir su segundo largo Life Is Not Beautiful (2018).

Marko Hietala



Llama la atención que este vikingo con trenzas en las barbas pueda hacer una música tan melancólica aun poniendo la nota dura en Nightwish. Activo desde hace más de 30 años, se trata de uno de los músicos de renombre del país nórdico, y su actuación en solitario propició los 10 temas de su recién lanzado Mustan Sydämen Rovio. Con voz lírica, ambiente folk y mucha guitarra acústica, Marko se metió en el bolsillo tanto a fans como a curiosos que querían ver qué se ofrecía en el Tent Stage.


Pahan Ikoni


No queríamos perdernos a Pahan Ikoni, ganadores del anterior concurso de bandas del festival y nativos de Helsinki. Death thrash con bastante pegada, dejaban su mejor tema "Nimeni on Misantropia" para el final. De momento solo hay EPs y sencillos sueltos, pero vista la potencia del concierto estaremos atentos ante el primer largo de los finlandeses.

Battle Beast




Vale. Lo último de Battle Beast nos ha parecido bastante ñoño, pero la verdad es que éste fue uno de los conciertos destacados en ésta primera jornada de festival. Noora Louhimo volvió a demostrar estar en plena forma y heavy metal y ese sonido 80s hicieron vibrar al público que se congregaba en el escenario principal con temazos como "Straight to the Heart" o "Bastard Son of Odin". Parece que a la batalla contra Beast in Black no está perdida y aún le queda algún que otro round.

Power Trip



Anthrax



Es imposible no meterse en el circle pit con estos tíos. Año tras año y festival tras festival, cada canción del set nos obliga a entrar mientras disfrutamos de Joey Belladonna, Scott Ian y compañía. ¿Cómo no hacerlo cuando empiezan con "Caught in a Mosh" y acaban con "Indians"? Ya han pasado 3 años desde el lanzamiento de For All Kings y parece que el nuevo trabajo está a la vuelta de la esquina. Parece que la banda nunca ha estado tan en forma.

Dimmu Borgir


Bastante fundidos por el movimiento de Anthrax, los siguientes en la lista eran, como no, Dimmu Borgir. De vuelta en Suvilhatti años después de encabezar uno de las noches Tuska, la actuación sorprendió por temas como "Progenies of the Great Apocalypse" o "Puritania". Por supuesto se repasaron temas de Eonian y además pudimos escuchar el cierre con "Mourning Palace" en un momento en el que el sol estaba a la altura perfecta para hacer de técnico de iluminación de los noruegos.

Amorphis



Finalizando el primer día del festival tuvimos la suerte de ver saltar al escenario a los siempre geniales Amorphis. La banda lleva dando tralla desde 1990 y es uno de los grupos finlandeses por excelencia. Tocando el último álbum Queen of Time de principio a fin, tuvimos además el placer de disfrutar de Anneke van Giersbergen como invitada especial (la holandesa actuaba en el festival el mismo viernes).

Transmitiendo una serenidad y unas vibraciones increibles, Amorphis son capaces de cambiar el humor en un mal día. Todo lo que tocan lo convierten en oro, y este último álbum es una pieza exquisita llena de matices reconfortantes para el alma. Difícil de conseguir con otros músicos, la conexión de público y banda durante el concierto era inevitable, transportándonos a los mundos del Kalevala y fundiéndonos con sus melodías inspiradoras.

Además de regalarnos el último álbum también pudimos escuchar otros clásicos como el genial "Black Winter Day", y Anneke volvió a hacer acto de presencia con "Her Alone".

Sábado


Lost Society



Los tres primeros grupos del sábado vaticinaban el día fuerte Tuska. Primero, Lost Society, que se hincharon a vender gorras thrasher de todos los colores y armaban mucho jaleo a la par que estrenaban nuevos temas. "My Prophecy" y "Delivery Me" además de la ya conocida "No Absolution", todas ellas pertenecientes al aún por anunciar cuarto trabajo de los finlandeses. Toques groove y un sonido muy Gojira (e incluso por momentos Bodom) presagian un LP que cuanto menos será interesante. El resto ya lo hemos contado otras veces: El concierto fué frenético, la energía de los chavales bestial, y el circle pit también destacable.

Stam1na



Regreso de Stam1na a Tuska, y confesión de varios de nuestros amigos locales de las ganas de volver a verlos. Los de Lemi han estado tocando prácticamente en todos los festivales de veranos desde hace años, aunque ya llevaban un par cortándose un poco. A mitad del set Anna Eriksson subía para cantar el "Gaian Lapsi", justo después de un "Tavastia Palamaan!" que no quemó Tavastia sino un circle pit donde daba miedo meterse.

Curioso escuchar a Hyrde referirse al público en inglés -brevemente-, y es que en las primeras filas había varios extranjeros que no querían perderselo.

Kvelertak



Volvieron a liarla. Aunque el stage diving está terminantemente prohibido en Tuska, la seguridad del Tent Stage las pasó canutas para controlar a un nuevo vocalista Ivar Nikolaisen que parece haber impregnado nueva energía a los noruegos Kvelertak. Haciendo honor al nombre del grupo, el frontman se enrollaba el micrófono en el cuello hasta asfixiarse, saltaba una y otra vez sobre el público y hondeaba la bandera negra del buho. Mientras tanto se interpretaba un corto pero intenso set de menos de 10 temas que incluía "1985", "Fossegrim" o "Mjød".

De Lirium's Order


Entre concierto y concierto quisimos acercarnos al Inferno Stage para disfrutar de De Lirium's Order, formación de death técnico y melódico que vuelve con nuevo disco, Singularity tras 7 años. Valió la pena y el setlist estuvo muy bien elegido, empezando y acabando como el citado LP: Con "Ayatollah" y "The End of Time".

Opeth



Somos Opeth. Venimos de la capital de Escaninavia. La suprema Estocolmo.. Mikael Åkerfeldt y los suyos son tan buenos que lograban congregar y contentar a miles de personas en el Main Stage pese a intentar picar a sus vecinos finlandeses con esa introducción por supuesto en tono de humor. "In My Time of Need" y "The Drapery Falls" fueron tal vez las grandes sorpresas en un set de 7 temas -es decir, hora y diez de duración- en el que también brillaron "Ghost of Perdition" y "Deliverance". La banda se despedía prometiendo gira de su inminente nuevo disco y justo a tiempo para ver a Loudness, de quienes se declararon fans.

Loudness



"Crazy Nights" y "Like Hell" fueron los primeros temas para unos japoneses Loudness que se vieron desplazados al Inferno Stage, el escenario cubierto. Está claro que se les quedaba pequeño pero tal vez eso hizo más potente un concierto con hasta 11 temas que tuvimos que ver desde la grada debido a la gran cantidad de afluencia de público. Sonido potente, es espectacular ver a Akira Takasaki tocar su guitarra y entrañable cantar a Minoru Niihara, ambos protagonistas en ese mítico Thunder in the East al que pertenecen los temas mencionados al principio.

Slayer


Hora y media de duración. Veinte temas. Ni un sólo descanso. Nunca antes Tuska habia estado tan lleno, y es que durante la actuación de los Bay Area Thrashers hubo hasta momentos de tensión. Tal era el número de personas -se habla de 15.000- que se congregaban frente al escenario principal que los miembros de seguridad tenían que sacar a varias personas con crisis de ansiedad frente al mixer. La gente que se atrevía con un circle pit que practicamente ocupaba todo el espacio hasta dicha mesa salía de allí con la mirada perdida. Destruidos por la vida. Todo mientras se descargaban temas como "Repenteless", "Postmortem", "Mandatory Suicide"...


Hasta camillas con equipos de reanimación tuvieron que entrar en la arena sin que finalmente, de milagro, no lamentásemos ninguna baja. Aunque ya caía la noche nadie pasó frío, y es que se quemaron litros y litros de gasolina en una de las actuaciones más épicas que recordamos en los más de 20 años de historia de festival y nuestros más de 10 años de asistencia al mísmo. "Dead Skin Mask" y "Angel of Death" ponían punto y final a la carrera de Slayer en Finlandia. Kerry King, Paul Bostaph y Gary Holt se retiraban sin que aún nadie hubiera abierto la boca. Y tras más de 10 minutos de ovación, un observante, enorgullecido y melancólico Tom Araya se despedía: Muchas gracias. Os vamos a echar de menos.

Teníamos la sensación de que el festival había acabado. El domingo ya no importaba. ¿O sí? Mañana os contamos el resto.