18 de julio de 2018

Crónica: Tuska Open Air 2018

Un año más nos desplazamos a la capital de Finlandia para encontrarnos con viejos amigos y conocidos en una cita obligada para nosotros: Tuska Open Air. El festival metálico más grande del país nórdico tiene algo que nos llama, aunque ésta vez no lo hicieran tanto los llamados headliners, Body Count, Gojira -¡éstos sí!- y Parkway Drive. Tres jornadas por delante y un sinfín de conciertos y afterparties en un clima que se portó y en el que apenas hubo algún ligero chispeo.

Parkway Drive


Tribulation


La primera cita obligada del festival. Los suecos Tribulation han pasado por varias épocas, todas destacables, pero a día de hoy consiguen hipnotizarte con su oscura atmósfera y con un sonido entre el rock y el gótico. Desde los primeros acordes consiguen adentrarte en su mundo onírico de carácter sibilino gracias a esos sonidos también psicodélicos. Un show muy bien estudiado en el que cada uno de los miembros de la banda muestra mucha energía de principio a fin, aumentando esa base tenebrosa y misteriosa que les caracteriza.

Tribulation

Pero si alguien me llamó la atención más que ninguno ese fue Jonathan Hultén, sacado de las mismísimas entrañas del infierno. Parecía como un esbirro de Lucifer, como un pequeño demonio ágil, con poderes para persuadir gracias a sus demoníacas coreografías que no podías dejar de seguir con la vista ni un segundo. El set se centraba como no en Down Below (2018) y en The Children of the Night (2015), dejando casi fuera The Formulas of Death (2013) y completamente olvidado a The Horror (2009). Supongo que con un set tan corto tampoco nos podemos quejar.

Mantar


Mantar

Tentados estuvimos de ir de nuevo a Moonsorrow, pero nos repartimos para asistir al espectacular bolo) de Mantar en el Inferno Stage. Allí los conocimos en 2016 y debemos repetirnos la misma pregunta: ¿Fueron Mantar los responsables del mejor concierto del festival?. Desde entonces han lanzado un nuevo trabajo en forma de EP, The Spell, y un nuevo tema, "Age of the Absurd", adelanto del tercer trabajo que se edita este año. Durante los tres cuartos de hora de concierto Erinc (Batería, voces) y Hanno (Guitarra, voces) dieron todo en un set crudo en el que no hizo falta bajo: Dos instrumentos, voz, mucho humo y pedales valen para crear una de las experiencias extremas del metal del momento. El dúo terminaba el set abriendo una botella de whisky para las primeras filas y pidiéndonos que la repartiéramos.

Moonsorrow


Moonsorrow

Tan vikingos como siempre, ensangrentados de los pies a la cabeza y amados por un público acérrimo. Moonsorrow es de esas bandas que no se cansa uno de ver, un ejemplo de profesionalidad tanto en estudio como en directo. Aunque no tocaron temas del Voimasta ja Kunniasta que es, dicho sea de paso, el álbum preferido de servidora, sí que tocaron grandes temas como "Pimeä", el imperdible "Suden Tunti" o "Kivenkantaja", entre otros. En su línea, con energía y entrega.

Arch Enemy


Arch Enemy

Arch Enemy abrían con "The World Is Yours", uno de los pocos temas salvables de su Will to Power, y aunque Alissa White-Gluz ya no parece tan marioneta como hace años, sigue estando lejos de ser la gran frontwoman que es Angela Gossow. Como era de esperar, los de Amott se centraron en los dos últimos trabajos pero no dejaron olvidados a sus fans, intrerpretando también temas de Wages of Sin, Anthems of Rebellion y Doomsday Machine. Si la memoria no nos falla, no hubo nada pre female-fronted, y álbumes como Burning Bridges o Stigmata parecen haber caído en el olvido para la banda. Una pena. Concierto pequeño y sin florituras pero bien estudiado y bastante movimiento entre los asistentes.

Meshuggah


Meshuggah

Recta final de la jornada de apertura con el que tal vez debió ser el headliner del viernes. Meshuggah son completamente explosivos en directo, con un sonido djent limpio que ellos han ayudado a fraguar y que ahora imitan multitud de bandas. A The Violent Sleep of Reason (2016) le faltó tal vez una nueva vuelta de tuerca, y por eso su presentación se limitó a dos temas. Pero qué temas. "Clockworks" y "Violent Sleep of Reason" sonaban casi al principio en un set centrado en su etapa moderna en el que se añadían dos temas del discutido Nothing (2006). Es practicamente imposible mantenerse impasible a la música de los suecos, ya sea siguiendo el ritmo -intentándolo- con la cabeza o entrando en la zona de moshpit, algo casi irresistible para el "Bleed" con el que cerraban. Salíamos del tent stage completamente fundidos y con la sensación de haber visto a un headliner que no fué.

Body Count


Los de Ice-T abrieron con su mezcla de Raining Blood y Postmortem y... ¡con Dave Lombardo a la batería! (Que estaba presente debido a su proyecto Dead Cross, así que nos lo olíamos). Lamentablemente tan sólo durante medio tema, en un concierto bastante aburrido, con mucha palabrería por parte del americano y encima dejándose fuera del set "All Love is Lost", de lo único potable de un Bloodlust en el que ni el citado primer tema versionenando Slayer funciona. Del headliner del viernes nos quedamos con Institutionalized, que tocaban intentando alargar su concierto en un encore que tuvo hasta tres temas más. A la organización: Por favor, no volvais a cerrar un viernes Tuska con un grupo similar...

Galactic Empire


Galactic Empire

Curioso a la par que friki ver a los miembros de Galactic Empire dar su interpretación personal de varios de los clásicos de John Williams de Star Wars. Está claro que esos no eran ni Fett ni Vader -¿problemas de copyright?- y sus indumentarias daban hasta penita, pero sin duda era curioso ver a los 5 miembros sobre el escenario, empezando el bolo con la famosa respiración de su frontman y tocando temas de todas las películas, incluyendo los de la última trilogía, tal vez los que más triunfaron al estar menos trillados. La banda ha sacado ya su Episode II, que no está nada mal, aunque sea por variar ¡o por mezclar metal y Star Wars!.

Beast in Black


Beast in Black

Best in Black congregaban a bastante público frente al Main Stage en un concierto que, como no, se centraba en interpretar casi al completo su debut del año pasado Berserker. Auténticas fieras del metal, Yannis Papadopoulos asume a la perfección las voces en la nueva formación de Anton Kabanen, ex-guitarra y compositor de Battle Beast, con los que a todas luces comparten barias canciones con diferentes nombres pero practicamente misma instrumentación. Tanto debut como formación están teniendo una asombrosa acogida dentro de Finlandia e incluso fuera, especialmente entre los fans del heavy metal más clásico.

En plena forma, las voces de Yanis pueden pasar por femeninas, por supuesto sin que su rango vocálico se limite a ello. La química en el Main Stage fue asombrosa, con mención especial para el dúo Kasperi Heikkinen (guitarra) y Máté Molnár (bajo) y sus caretas de Mario y Luigi durante la discotequera "Crazy, Mad, Insane". La banda hace honor a su nombre porque son, sin lugar a dudas, unas bestias en el escenario.

Carpenter Brut


Carpenter Brut

¿Por qué a la mayoría de los metalheads les gusta también el Synthwave? Música electrónica, sonido 80s, y en el caso de los franceses Carpenter Brut, un guitarrista y un batería que actúan en los directos con Franck Hueso, the man behind the synths. Doce temas y una outro -El "Maniac" de Michael Sambello- entre los que destacaron "Turbo Killer", "Meet Matt Stryker" o el "Beware The Beast" con Mat McNerney a la cabeza (Grave Pleasures, DHG). La acogida, sencillamente increíble, aunque a los seguidores del francés el show se nos queda ya un poco corto y falto de innovación, por muchos devil horns que haya. De lo mejor del festival, eso sí.

Emperor

(+ Leprous + Ihsahn)

Emperor

Leprous el polémico pero recomendable Malina abrían la veda con un set algo soso a últimas horas del viernes. El plato fuerte llegaría al Main Stage en plena tarde del sábado, con unos Emperor reactivados que estan celebrando su segundo largo Anthems to the Welkin at Dusk (2017) en su totalidad para las delicias del sector blacker, amen de un encore que incluía "Curso You All Men!", "I Am the Black Wizards" e "Inno a Satana". Cerrando el festival y antes de Europe, la figura del black sinfónico presentaba Àmr ya con su nombre en solitario, Ihsahn. Nos quedamos con el segundo bolo.

Bombus


Bombus

Concidiendo con Kreator es increíble la afluencia de público que tuvieron los suecos. El Inferno Stage se llenaba durante una hora con la mezcla de hard rock, heavy metal, y garage -amén de otras influencias más extremas-, dejando algunos momentos estelares, aunque ninguno perteneciente a un nuevo trabajo que ya incluso dudamos de que vea la luz éste año. Abriendo con "The Poet and the Parrot" de su segundo largo, brillaban "Rush" o "Repeat Until Death" antes de que Feffe y Matte cerraran con "Deadweight".

At the Gates


Con permiso de Parkway Drive (cerrando el festival), At the Gates fueron quienes más polvo levantaron con sus moshpits. Empezando tarde, se dieron el lujo de tocar 10 minutos por encima de la hora, provocando más caídas de lo esperado en el centro del Helsinki Stage -por supuesto, siempre anecdóticas, con cientos de brazos tendiéndote ayuda si caías al suelo, el polvo no te lo quitaba nadie, eso sí-. Abriendo con el "To Drink From the Night Itself" que da nombre a su nuevo LP del que tendräiamos otros 3 temas más, el set se centró en Slaughter of the Soul, -con mencion especial a "Suicide Nation"- y en At War With Reality, aunque tampoco faltó "Kingdom Gone" de su primer The Red in the Sky Is Ours. Los suecos tienen muchos años de experiencia y eso se nota en el escenario, especialmente en Tomas "Tompa" Lindberg pero también en el nuevo, Jonas Stålhammar (guitarra). Es una pena que, aunque totalmente respetables y recomendables, sus últimos trabajos pequen de estar muy pensados para fans de su época clásica.

Gojira


Gojira ya estaban en el top del metal extremo, progresivo y sobre todo moderno en su última actuación en Tuska hace dos ediciones, y a día de hoy no hacen más que ratificar su posición y dejarnos con las ganas de que vuelvan ya con un follow up de Magma (2016). Cerrando la noche del sabado, los Duplantier abrian la noche con "Only Pain", uno de los 5 temas del último largo que escucharíamos junto a "The Cell", "The Shooting Star" y por supuesto "Silvera" y "Stranded".

Gojira

Los franceses siguen apostando y presentando su último trabajo pero no se olvidan de From Mars to Sirius (2005), seguramente su LP más popular al menos en cuanto a fanbase se refiere. La banda, que ya se mueve mejor en el escenario aunque sigue dejando claro que los temas de sus canciones -valga la redundancia- no son un juego. Serios pero muy agradecidos, los fotografos tenían que esperar un tema debido a la explosividad del set, que seguía con "The Heaviest Matter of the Universe" y "Love" Como encore, "Vacuity" (The Way of All Flesh, 2008).

Europe


Europe

Joey Tempest ha perdido voz pero el concierto de Europe en el Main Stage era cita obligada en un domingo que dió tregua por la falta de conciertos de interés. No era el caso y los suecos abrian con el "Walk the Earth" y el "Siege" de su último largo, centrándose durante la hora de concierto en hacer un repaso rápido a su discografía y por supuesto interpretando clásicos como "Rock the Night", "Cherokee" y "The Final Countdown" de su disco estrella. Hasta nos entraron ganas de comprarnos una camiseta.

Parkway Drive


Parkway Drive

¿Parkway Drive? ¿Cerrando Tuska? La verdad es que no estamos nada contentos con los headliners de esta edición -Gojira aparte-, pero hay que decirlo: Los dieron la nota que no veas. Pirotécnia, un set de batería que no dejaba de dar vueltas con Ben Gordon desafiando a la gravedad, y lo más importante, un sonido limpio y potente envídia del resto de bandas líderes del metalcore. Reverence veía la luz hace unos meses y la verdad es que nos han entrado ganas de escucharlo de nuevo, aunque hay que decir que la banda gana en directo.

Para los que no se quedaron convencidos aún quedaba metal en Helsinki, incluyendo un clásico del metal finés: Lost Society (LxSx para los amigos) actuaban en la ciudad en uno de los afterparties, cerrando una edición de Tuska con la que lo único que podemos hacer es volver a recomendar el festival finlandés: No hay ninguno igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario