12 de julio de 2018

Crónica: Be Prog! My Friend 2018

Por fin llegó el ansiado fin de semana marcado en el calendario desde septiembre de 2017 cuando adquirí mi entrada a ciegas en cuanto a cartel se refiere pero confiado tras las dos espectaculares ediciones precedentes en las que lo gocé cual niño con juguete nuevo. Y una vez más, los organizadores no defraudaron ya que sólo con volver a ver a mi venerado Maynard James Keenan en tan idílico entorno, 14 años después que se dice pronto, de ver a A Perfect Circle en su última fecha española tras su largo paréntesis y de nuevo en compañía de mi querido hermano y mentor musical, merecía la pena y además incrementó exponencialmente el carácter especial y épico del evento.


Fecha: Viernes 29 y sábado 30 de junio de 2018
Lugar: Poble Espanyol, Catalonia, España
Texto e imágenes: Charles Vástaguess

Viernes


Tras la obligatoria penitencia progresiva ya parte del ritual del paseo bajo la solana desde la estación de Sans hasta el hostal (aquí he decir que esta vez sí que di en el clavo) y previa ingesta de calorías para abastecer a un regimiento, estábamos ya camino al monte excitados por volver a atravesar las puertas del Poble Espanyol cual ariete en la toma de un castillo.

Persefone


Para nuestra sorpresa, una larga cola de acceso nos estaba esperando, mucho mayor que en ediciones anteriores, por lo que echamos mano de nuestro sherpa y seguimos ascendiendo hasta ocupar pacientemente nuestra posición, a la vez que examinábamos con curiosidad los rostros de nuestros compatriotas y admirábamos las variopintas camisetas que portaban. Seguíamos en fila india todavía cuando comenzó a sonar la primera banda del cartel, los andorranos Persefone, hecho que normalmente me produciría un inmenso cabreo por perderme uno de los conciertos, pero que en este caso, tras haberles visto hace un par de meses en el festival Progstureo en la sala Caracol de Madrid, no me provocó nada más que indiferencia: su música no me hace sentir absolutamente nada pese a su admirable entrega en el escenario, las canciones resultan muy repetitivas, abusando en exceso de los estribillos con el doble bombo a todo tren (la trillada "zapatilla"), solos de guitarra de gran destreza pero carentes de alma, un cantante demasiado de pega que en mi opinión intenta emular a J.Molly (Hamlet) sin éxito, no llegando a las cotas más melódicas, siendo el teclista el encargado de paliar estas carencias. Ya dentro del recinto, presenciamos aproximadamente la mitad final del concierto donde mis prejuicios se reafirmaron, por lo que empleé este tramo en comprobar que todo seguía en su sitio y en adquirir las fichas de los coches de choque que me iban a servir como moneda de cambio para catar mis añorados tragos de Moritz.

Baroness



Los siguientes en aparecer en escena fueron los americanos Baroness, una de las sorpresas del cartel al no poderlos encasillar dentro de la escena progresiva, pero que sin duda tenía muchas ganas de presenciar su enérgico directo, cuyo epicentro musical se focalizada en el género sludge metal con brochazos de stoner. Con los rayos de sol cayendo a plomo sobre las tablas, abrieron su descarga con el pepino "Take My Bones Away", donde ya desde el inicio el frontman John Braidley y la gran Gina Gleason -única mujer dicho sea de paso en subirse a las tablas en esta edición- junto con sus secuaces nos metieron el subidón en el cuerpo. Repasaron sus hits más conocidos: "March To The Sea", Shock Me, A Horse Called Golgotha, Eula... donde todas las canciones sonaron a la perfección, mención especial a Gina Gleason, inconmensurable a la guitarra y magnífica en los coros. En definitiva, una banda con una vitalidad sin límites que te inyecta adrenalina a granel e inmejorable pistoletazo de salida para lo que estaba por llegar.

Pain of Salvation


Con el caloret por fin dándonos algo de tregua, el turno era ahora para una de las bandas más esperadas del festival, los suecos Pain of Salvation o lo que es lo mismo, la banda del polifacético y genial Daniel Gildenlöw, que volvían a nuestras tierras con la second leg de su gira presentación de su magnífico último álbum In The Passing Light of Day. Ataviado con un chándal, llegado directamente de su rutina con la barra de dominadas y el press de banca, el élfico frontman salió a la palestra junto a su séquito bajo una atronadora ovación. Comenzaron a apreciarse los sonidos del respirador artificial -que tiene su origen en el periodo de convalecencia de Daniel debido a una extraña enfermedad que a punto estuvo de mandarle al otro barrio y que es el cimiento sobre el que se sustenta su último disco- preludio de su emocionante "Full Throttle Tribe", empezando con esos memorables baqueteos desacompasados y con esos riff gordotes perpetrados por las guitarras de 7 cuerdas, donde la camaleónica voz de Daniel se funde en perfecta armonía con la música, manejando los tempos a su antojo y adaptándose increíblemente a los distintos devenires de los ritmos. Prosiguieron la descarga con Reasons, tremenda canción que me recuerda al más alocado de los registros de otro genio, Mike Patton. Uno de los momentos álgidos del concierto se alcanzó con el sentimental tema Meaningless, donde el escudero Johan Hallgren cumplió con creces en la ardua tarea de suplir a Ragnar en los coros, haciendo las delicias de los allí presentes.


Tras estos primeros temas incluidos en su último largo, comenzaron a caer canciones de su discografía más antigua tocando un par de temas del genial Remedy Lane -tocaron una de mis favoritas, la épica "Rope Ends" y un pica-pica del Road Salt, "Scarsick" y "One Hour By The Concrete Lake". Prosiguieron el show retomando su último largo, con el manto de la noche por fin arropando a los presentes, con el triste y melancólico tema de piano, batería y voz, "Silent Gold", seguida del trallazo "On a Tuesday", cerrando con la magestuosa "The Passing Light of Day". En resumidas cuentas, concierto redondo de los escandinavos, con el público a sus pies y despertando desde ya la curiosidad de un servidor por ver la siguiente vuelta de tuerca musical que seguro presenciaremos con su próximo álbum.

A Perfect Circle



Ya prestos para el plato fuerte de la jornada, el retorno de los míticos A Perfect Circle, el staff técnico se puso manos a la obra para preparar el show, colocando al fondo tres cilíndricas plataformas a modo de montañas de fichas de póker donde, se iban a situar, de izquierda a derecha, uno de mis ídolos musicales y capilares, Greg Edwards (Failure y Autolux entre otras), el alma de la banda, el amo y señor Maynard James Keenan, así como el genial baterista Jeff Friedl. Con todo dispuesto y un público expectante y emocionado ante lo épico del evento, comenzaron a tomar posiciones los miembros de la banda, situándose en la línea de fuego del escenario el otro pilar del grupo, el alienígena Billy Howerdel, así como el bajista Matt McJunkins.


Los baqueteos jazzísticos y el contundente piano con los que arranca la homónima canción del último disco de la banda Eat the Elephant (podéis ver mi review en el siguiente enlace), sirvieron de aperitivo para comenzar a palpar que la voz del maestro (esta vez ataviado con un completo traje rojo, chaleco incluido con el calor que hacía y su larga cabellera postiza elegida para la ocasión) sigue cantando como los ángeles, con esa voz que nos teletransporta a los rincones más oscuros y melancólicos de nuestro ser, acompañada por sus característicos movimientos hipnóticos, hicieron que el pueblo guardara un respetuoso silencio a la vez que se hacían patentes los rostros de incredulidad ante la perfección sonora de la que estaban siendo testigos. Prosiguió el espectáculo con "Disillusioned", donde Howerdel hizo aparecer sus credenciales, tema con unos apoteósicos puntos de inflexión donde la voz del divo se alzó a niveles que rozaban en el estremecimiento del fiel pueblo allí congregado. Tras estos dos temas, volvieron a los tiempos del Mer De Noms con la canción "The Hollow", donde mi mente viajó años atrás hacia aquel televisivo video en directo tan trillado donde figuraban Troy Van Leeuwen (ahora Queens of the Stone Age y guitarrista ahora ocasional de Failure), la atractiva Paz Lenchantin al bajo (ahora con Pixies) y la bestia de las baquetas Josh Freese, acompañados de un Maynard con pijama y un gorro de lana.

Siguieron la descarga con la maravillosa "Weak and Powerless", seguida del controvertido tema facilón "So Long, and Thanks for All the Fish", que sorprendentemente en directo me gustó más de lo esperado. Retornaron a sus inicios con "Rose" y "Thomas", donde el bajo de McJunkins sonó con una brutal contundencia. El siguiente tema fue la sorpresa del concierto, su cover de Depeche Mode, "People Are People", incluido en su álbum de versiones eMOTIVe. Continuaron con la oscura "Vanishing", con esa línea de bajo que te golpea el pecho sin piedad y esos detallistas arpegios de guitarra que crean una nebulosa misteriosa y adictiva, que sirvió de nexo de unión para la interpretación de mi tema preferido "The Noose", donde me vinieron a la cabeza recuerdos de ese increíble video en directo que incluía el DVD compendio de videoclips del grupo, Amotion, donde clavaron la emotiva y épica a más no poder parte final con un alargue de la canción que nos hizo entrar en pleno éxtasis con Maynard cantando un WTF "Happy Birthday" cuyo destinatario nos es aún desconocido. A mi hermano le dolía ya el brazo de tanto incrédulo codazo, cuando empezaron a sonar los primeros acordes de para mí otra de las sorpresas del show: la interpretación de la remezcla que hizo Massive Attack de su espectacular tema "3 Libras": Sí, jamás vi a una banda tocando una versión hecha por otros de una canción propia... me estalla la cabeza.

Volvieron a virar hacia su último largo, con Maynard advirtiéndonos de las triquiñuelas en la fabulosa "The Contrarian", prosiguiendo con esa crítica enrevesada hacía la política y la religión que deja caer en el tema más reconocible su último disco, "TalkTalk". El momento de mover el esqueleto llegó con la genial "Hourglass", con Greg Edwards a los mandos del sintetizador, Jeff y Matt dándole grosor a la base, mientras la voz pitufada de Keenan llegaba a las cotas más altas y nos hacía entrar en un gozoso trance. Tras la revitalizadora clase de aerobic, era el turno de la más metalera "The Doomed", para posteriormente regresar al Thirteenth Step, interpretando la remezclada "Counting Bodies Like Sheep to the Rhythm of the War Drums" (extracto del tema Pet), "The Outsider" y "The Package". Cerraron con la evocadora "Feathers", donde las cuerdas de Howerdel escupían sonidos infinitos mientras Maynard nos dejaba las últimas pinceladas de su aterciopelada voz cuyos ecos tengo por seguro que nos han de acompañar durante mucho tiempo. En definitiva, apoteósico concierto de dos horas de duración, superó cualquier expectativa, de los mejores a los que he tenido la suerte de asistir. Desde ya deseando el nuevo álbum de Tool y que los organizadores se los traigan en un próximo Be Prog!

Oranssi Pazuzu



Con esa sensación reconfortante de sólo con ver a estos tipos, ya ha valido la pena el festival al completo, quedaba aún una banda por hacer acto de presencia por el ovalado escenario y con la cual tuve un heroinómano enganche en los días previos al evento. Se trataban de los demoníacos finlandeses Oranssi Pazuzu. El sacrificio satánico comenzó con el tema "Kevät", donde se hicieron patentes algunos problemas de sonido que tardaron en subsanarse para desesperación del frontman, pero que igualmente enloquecieron al personal que permaneció en el recinto tras la desbandada de gran parte del público tras el show de APC. Tras esta canción que me trajo a la mente imágenes de ese cornudo Mola Ram con un corazón aún palpitando en sus manos de la película Indiana Jones y el Templo Maldito, siguieron la fiesta del pentagrama invertido con el tema "Tyhjä Temppeli", donde los pobres guitarristas no daban con la tecla para ecualizar sus múltiples efectos. Tras esos dos primeros temas, los finlandeses empezaron a descargar pepinazos de su último curioso y a la par fantástico álbum Värähtelijä, arrancando con mi preferido "Saturaatio", esa progresión infinita de sonidos que hacen perder la jodida cabeza y que culminan con una inquietante y repetitiva parte de batería mezclada con efectos que quitan el sueño. Tocarían otros tres temas del álbum, la tribal "Lahja" seguida de Havuluu" y "Vasemman Käden Hierarkia", dejando de lado para mi desgracia el tema homónimo del disco. En resumen, concierto discreto del grupo quizás minusvalorado por la perfección sonora que les precedió y por el cansancio acumulado que ya llevábamos en el cuerpo, vamos teniendo una edad...


Sábado


Plini


Dejada atrás la primera y más esperada jornada del festival, habiendo carricocheado como era menester la noche previa, todavía quedaban algunos platos fuertes imperdibles.
El día arrancó con el extraordinario guitarrista australiano Plini -Plini Manili para los amigos- y su banda de virtuosos poniéndose morenos, con su propuesta íntegra instrumental que abraza géneros que van desde el math rock hasta el jazz, donde el susodicho impartió una espectacular masterclass sometiendo a su extraña guitarra a todo tipo fechorías que hacían las delicias de los allí presentes y sobre todo de aquellos frustrados guitarristas amuñonados como un servidor, a la par de que sus secuaces no se quedaban atrás en cuanto a destreza con sus respectivos instrumentos. Sonaron sobre todo temas de su genial Handmade Cities, como la oda a Santana, "Every Piece Matters", la trallera "Cascade" con esos compases complejos que te dejan boquiabierto y la homónima canción "Handmade Cities". Una verdadera delicia para los oídos, todo sentimiento en cada nota. Ganas de verles en sala.

Gazpacho



Los siguientes en salir a la palestra fueron los noruegos Gazpacho, con su líder trofollesco Jan-Henrik Ohme a la cabeza, que se presentaban en el Poble Espanyol para presentar su álbum Soyuz. Abrieron con el genial tema "Soyuz One", de lo poco salvable en mi opinión de su plomizo disco, donde los fallos de sonido fueron calamitosos y destruyeron poco a poco el tema hasta dejarlo hecho trizas. Prosiguieron el show, ya con un sonido más decente pero con nula conexión con el público fruto de su extrema frialdad en las tablas, repescando temas de su álbum March of Ghosts ("Black Lily" y "Golem"), donde la voz thomyorkiana (salvando las distancias) del neutrógeno líder se iba afinando, ya con algún sonido de violín acompañando en ocasiones a la banda. Dejaron para el ecuador del concierto su hit más popular "Upside Down" para agonía y desesperación del personal, para finalizar con las cansinas "The Walk I", "The Walk II" y cerrando con la canción "Winter Is Never". En definitiva, única decepción del festival, con un setlist elegido malamente no apto para eventos de esta índole.


Sons of Apollo



Menos mal que teníamos para salvar la papeleta de este sopor a nuestro querido Mike Portnoy, con sus fantásticos Sons of Apollo, los virtuosos: Derek Sherinian (otro ex Dream Theater) en las teclas, Jeff Scott Soto en la voz, Ron "Bumblefoot" Thal en la guitarra y Billy Sheehan al bajo, estos dos últimos contando con dos mástiles en sus respectivos instrumentos, mención especial para la flipada total de la guitarra con un mástil fretless, además de contar con lucecitas LED para acabar de alucinar en colorines. Los maestros venían a presentar su álbum debut Psychotic Symphony.


Nos sacaron del letargo desde el primer segundo, con Portnoy de maestro de ceremonias (era su segundo año consecutivo viniendo al festival, la vez pasada junto con Haken y Eric Gillette interpretando Shattered Fortress, la suite de los 12 pasos) arengando continuamente al personal y apedreando sin piedad y con sobrenatural maestría la batería mientras hacía malabares con las baquetas y jugueteaba con el pivotante micro con el que hacía los coros a Soto. Tocaron casi íntegro su álbum debut, realizando continuas improvisaciones, con Bumblefoot haciendo verdaderas piruetas a la guitarra con una calidad y presencia descomunales, a la par que Sherinian se salía a las teclas, marcándose casi al final un epiquísimo solo. Despuntaron sobre todo los temas "God of the Sun", "Divine Addiction", la canción de cierre "Coming Home", donde Soto tuvo un momento estelar cantando a capella sin micro con fiel colaboración de los presentes, y la sentimental "Alive", dedicada a la memoria del fallecido Vinnie Paul. Sonaron también, cómo no, dos covers de Dream Theather, concretamente "Just Let Me Breathe" y el pepinazo "Lines In the Sand", ambas del Falling Into Infinity. Tremendo directo, enérgico a más no poder, con un sonido brillante.

Steve Hackett



Por fin llegaba la hora del cabeza de cartel de esta jornada, el Camarón de la Isla del Prog, el genio de la guitarra, inventor del tapping y ex-Genesis de la época dorada, Steve Hackett. El concierto se dividió claramente en una primera parte basada en su carrera en solitario, donde se coló una canción de la banda que formó con Steve Howe, GTR, y una parte final dedicada a la revisión de los clásicos de Genesis. Armado con su mítica e inseparable Gibson Les Paul, abrió el concierto con la instrumental psicodélica "Please Don't Touch", que nos dejó atónitos ante la meticulosa perfección del sonido. Prosiguió la descarga con "Every Day", con un inicio perfecto para enfundarse las mallas y comenzar a hacer aerobic como un poseso, pero que, fuera cachondeo, es una verdadera joya musical, se va poniendo seria a medida que fluye, destacando sobre todo las partes a coro donde Hackett demostró estar también en plena forma en esta faceta y unos solos de guitarra todo sentimiento que puedo decir desde ya que en contadas ocasiones he experimentado algo similar en un concierto, una verdadera pasada. Continuó con "Behind The Smoke", canción puro progresivo setentero con toques étnicos perteneciente a su último albúm es solitario The Night Siren. Llegó el momento para la canción de GTR, "When the Heart Rules the Mind", donde se evidencia un progresivo más ochentero que nos hizo mover nuestro ya entumecido esqueleto, donde el maestro interpretó la voz principal a las mil maravillas.


Prosiguió con su catálogo musical más personal hasta llegar a mi favorita, "Shadow of the Hierophant, perteneciente al genial Voyage of the Acolyte del año 1975, que se dice pronto, eludiendo la élfica primera mitad del tema, centrándose en la épica y oscura segunda mitad con esa guitarra a modo de violín acompañada de una apoteósica batería cargada de fills que fue verdaderamente orgásmico para un servidor y para el evidente público mayoritariamente talludito congregado.


Ya en el ecuador del show, salío a la palestra el Nad Sylvan -Buffallo Bill para los amigos- con una folklórica camisa negra con volantes, para dar el callo con las voces originales de Phill Collins -o simplemente Pil, para el taxista que nos llevó al evento- e interpretar en esta parte final los clásicos de Genesis. Abrieron esta tanda con la majestuosa "Dancing With Moonlit Knight", donde Nad nos dejó estupefactos con su clónica voz a la par que seguíamos alucinando con las partes de guitarra de Hackett. Sobresalieron además "The Fountain of Salmacis", la épica a más no poder "Firth of Fith" con esos geniales pasajes de viento, cerrando el concierto con "Los Endos". Genial concierto, un verdadero privilegio poder haber visto a esa leyenda vida que, pese a su edad, demostró estar atravesando una segunda juventud.

Burst



Para cerrar el festival, nos quedaba por ver a los suecos Burst, en un show de reunión sólo apto para nostálgicos, donde interpretaron sus temas más conocidos, como "I Hold Vertigo" o "I Exterminate the I", que fue demasiada tralla para el body de un servidor, ya para entonces mal acostumbrado por el maestro Hackett a la milimétrica perfección de la música y que por tanto, me resulto bastante indiferente, pese al evidente entusiasmo del personal.

En definitiva, una edición más del Be Prog! My Friend, de nuevo genial en la organización, con un amabilísimo staff, sonido casi sin ningún pero y que me atrevo a decir desde ya, que contará con mi presencia en la próxima edición.

16 comentarios:

  1. Veo que en la crítica de este año no te explayas tanto en tu experiencia en el taxi o el hostal (me alegro que este año haya sido de tu agrado).
    Pero sigo pensando que los grupos que te gustan los elevas al cielo y los que no te gustan/ya tenías prejuicios sobre ellos, los pones a los pies de los caballos...

    ResponderEliminar
  2. En una crónica de conciertos hay que limitar las experiencias personales porque no son atrayentes.
    Leyendo la crónica, la encuentro bastante predecible como las anteriores y demasiado decorada lingüísticamente hablando.
    La organización del Be Prog muy buena como todos los años, así da gusto

    ResponderEliminar
  3. Discrepo totalmente de la crítica sobre Gazpacho, el sonido no fue de los mejores pero tampoco fue el peor del festival. ¿Plomizo disco? Es de los mejores discos de lo que llevamos de 2018 (y no lo digo yo solamente, también lo dice el "Prog Report" que tienen un poquito de credibilidad.
    https://www.rock-progresivo.com/los-mejores-discos-de-rock-progresivo-de-lo-que-llevamos-de-2018-segun-prog-report/2018/06/
    Respecto A Perfect Circle, simplemente perfectos y también hicieron una cover de Depeche Mode muy buena.
    Me gustaría leer una crítica más efectiva que me haga recordar las buenas actuaciones del Be Prog y no leer ideas perniciosas que parten de una persona que tiene muchas apresiones y prejuicios sobre muchas bandas que tocan en el festival.
    Vemos que al que viene vuelves ha hacer la crítica, quizás no estaría mal que te ayude tu hermano a escribir la parte de bandas que no dominas para ver una crítica real y objetiva o esta parte la cubra otra persona, es un consejo :-)
    Por lo demás, gran festival como siempre!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. *Plas plas plas* (Aplausos para el comentario inmediatamente superior al que voy a dejar ahora):

    La realidad sobre el concierto de Perséfone dista mucho de lo que se comenta en este blog. No se trata de una trillada zapatilla como se comenta aquí se trata de death metal progresivo, género que por los comentarios leídos en el blog son totalmente desconocidos para la persona que publica en estos momentos. Presentaron su último lanzamiento Aathma, un precioso album envuelto en épica, cubierto de un sinfín de melodías recubiertas por un precioso teclado muy activo y dinámico que dejaba vacíos, espacios para el más puro de los virtuosismos. Fuertes e intensos así son Perséfone que agradaron a sus fans tocando la pieza Mind as Universe...de su amplia catálogo musical........

    Lo que observo es que todo lo que no es rock progresivo, no te gusta y lo criticas. Y la realidad es que hay grupos muy buenos algo alejados del rock progresivo que no se merecen este tipo de comentarios... pero bueno, para gustos, colores.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Francamente, después de leer lo de que Steve Hackett inventó el tapping, me han dado ganas de dejar de leer el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAJA. Iba a escribir este mismo comentario, pero al ver que ya está escrito, no me queda otra que aplaudirlo y sumarme a tu reflexión

      Eliminar
  6. El cantante de Persefone intentando imitar a Molly de Hamlet?. Que perdido estás, macho. Mejor empápate más antes de escribir sin saber y vilipendiar un grupo de Death Progresivo que quita el hipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema que todo lo que no sea estrictamente y rigurosamente rock progresivo se critica. Es una pena que en el festival den cabida a otras vertientes dentro del progresivo como es el death progresivo, black progresivo etc.. y el que escribe el artículo sea un cerrado de mente, OPEN MINDED. NO te compres las entradas para el festival del año que viene, ya sabes lo que hay......

      Eliminar
  7. En la crítica se nota que no domina la materia en muchos campos musicales. La crítica de A perfect circle o Steve Hackett demasiado edulcoradas y aderezadas y el resto de grupos Gazpacho, Persefone etc...despreciados y relagados a un segundo o tercer plano. Además por el vocabulario intuyo que es una persona joven la hace la crítica y dudo MUCHO que viese A perfect Circle en su última gira del 2004......sinceramente, con esa manera de escribir, no cae bien...
    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. A lo mejor deberías comentar otros festivales que requieran un poco menos de habilidad a la hora de hacer la crítica, tipo el Mad Cool... #ThinkAboutIt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, he leído los comentarios y todos tenéis toda la razón. Quizás no estés capacitado para hacer críticas de conciertos. Sinceramente, en muchas partes me recuerdas a algún tertuliano de Telecinco (parece que te vas a morder la lengua y te vas a envenenar tu mismo). Es una pena porque me encanta este blog y las críticas de los discos me parecen buenas pero las crónicas del Be Prog, apestan!


      Saludos,

      Eliminar
    2. Hay muchos festivales similares a Madcool tipo DCODE, BBK, etc..¿Por qué perder el tiempo escribiendo las críticas del Be Prog? Deja este hueco para una persona que se lo merezca, sinceramente.
      PS, TOOL ni de coña irían al Be Prog por temas de la capacidad del recinto.

      Eliminar
  9. Crónica fiel del festival, con conocimiento y humor. No veo ningún sesgo estilístico del autor:le han gustado artistas de estilos muy distintos. Veo mucho ofendidito con la crítica, a lo mejor hay que explicar lo que es una crítica musical. Doy fe de que Gazpacho aburrió a las piedras. Un saludo al Molly de Persefone, que nos estará leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. El autor publica un comentario para defenderse a sí mismo jajaja.
      Un saludo a Gazpacho, que probablemente no nos estará leyendo jajaja

      Eliminar
    2. El encabezado es: Crónica del Be Prog. Las diferencias entre crónicas y críticas todos los sabemos, son en las segundas cuando el autor aporta valores personales. Por este y otro motivos no es una crónica fiel al festival y no puedes juzgar a un grupo porque te caiga bien o no el cantante o le desprecies llamándole como al de Hamlet. Qué cambien de crónica a crítica para el año que viene así el artículo podría ser más fiel. En estos momentos con todas las críticas que estoy leyendo poca fidelidad y sentido del humor? Tiene menos sentido del humor que la suegra de Terminator.
      Y ahora como esto va de saludos, un saludo al autor de "ofendiditos" que es el mismo que ha escrito esta crónica.

      Eliminar
  10. FYI El DCODE va a ser el próximo 8 de sept, para que vayas a hacer la crónica :-)

    ResponderEliminar