16 de octubre de 2017

Crónica: Anathema y Alcest en Madrid (La Riviera, 12 de octubre)

Coincidiendo con la Fiesta Nacional y un clima político enrarecido y cuanto menos convulso, inmersos dicho sea de paso en un agradecido y prolongado veranillo de San Miguel, hordas de progs se apostaban ya en la cola de entrada a La Riviera, con numerosos fanáticos runners pululando en las inmediaciones del Manzanares, prestos a la apertura de puertas del concierto de Anathema y Alcest en su parada por Madrid.

Anathema en Madrid - La Riviera

Fecha: Jueves 12 de octubre de 2017
Lugar: Madrid (La Riviera)
Texto e imágenes: Charles Vástaguess

Tras esperar placenteramente platicando con mi americana compañera de faena, ya próximos a la entrada donde estaba situado un enorme autobús naranja, pudimos ver, para nuestra sorpresa, al cerebro de Anathema, Danny Cavanagh, sentado en actitud relajada gozando de lo lindo con un taco mexicano -para los malpensados el relleno podría ser el ausente en la formación John Douglas- mientras sonaba Nirvana en su equipo musical portátil, hecho que sacó mi hasta ahora inaudita vena paparazzi progresiva. He aquí la prueba:


Alcest


Tras ese pequeño shock que hizo asomar en mi cabeza los fantasmas de aquel fatídico concierto de los ingleses en el festival Be Prog! My Friend, accedimos al interior de la sala y tomamos posiciones para disfrutar con los franceses Alcest. Con bastante audiencia ya en el interior del recinto, puntuales aparecieron Stéphane Paut "Neige", líder de la formación, y su séquito, comenzando una intensa descarga oscura y distorsionada con la contundente "Kodama", que también abre su último y homónimo largo.
En este álbum podemos encontrar sonidos etéreos, que en ciertos pasajes nos recuerdan a los últimos discos de Tool y, cómo no, cargados con su inconfundible shoegaze progresivo del que hacen su seña de identidad.


Aparte de la maestría demostrada por Neige en la guitarra y en sus desgarradores growls, destacar la calidad de su guitarrista en directos Zero que, armado con una clásica Gibson Les Paul me trajo a la memoria a mi venerado Adam Jones en numerosos tramos, así como el impecable baqueteo robótico de Winterhalter.

Alcest en Madrid - La Riviera

En su setlist destacaron los descomunales "Eclosion" y "Percées de Lumière", éste último de su segundo LP Écailles de Lune. En definitiva, conciertazo de los franceses, que se marcharon con el reconocimiento unánime del pueblo.

Anathema


Turno para los de Liverpool, que por primera vez tocaban en una sala de gran aforo. Sin embargo, pese a que fueron acompañados en esta ocasión por una banda de cierta alcurnia para este menester, la coincidencia con el puente fue sin duda la causa de no conseguir un incuestionable sold out.


Tras la habitual recogida de bártulos y ya bien ubicados para presenciar el espectáculo, comenzó a sonar la electrónica "San Francisco" mientras se proyectaban imágenes de un road trip nocturno californiano tras el resucitar del suicida de A fine Day to Exit, hecho el cual es el objeto de su último largo The Optimist.

Anathema en Madrid - La Riviera

Con la ausencia del bateria John Douglas por causas que desconozco y que seguramente distarán de la broma de mal gusto del principio, los miembros de Anathema fueron tomando posiciones -Daniel Cavanagh echándose un cigar- mientras se mostraban sonrientes y efusivos con el público. La ya mítica "Untouchable" abría el show con sus dos partes y con una instrumentación que sonó con una claridad y precisión pasmosa al tiempo que las voces celestiales de Vincent Cavanagh y Lee Douglas emocionaban a los presentes. Tras esta preciosista bajona, comenzaron a descargar temas de su último disco: "Can't Let Go", "Endless Ways" y la propia "The Optimist", que sonaban realmente geniales, sincronizadas con precisión con las imágenes proyectadas detrás del escenario.

La banda repasó sobre todo temas de su última época: "The Lost Song Part 3" (de Distant Satellites) con esa percusión desacompasada y esa línea de bajo tan contundente, ejecutadas al dedillo por Daniel Cardoso y Jamie Cavanagh respectivamente, "Lightning Song" (de Weather Systems) y "Dreaming Light" (We're Here Because We're Here) donde de nuevo Lee nos dejó anonadados con su infinito chorro de voz. Sorprendente en el repertorio "A Simple Mistake", que junto con la marciana Closer cerraba la primera parte del show.

Anathema en Madrid - La Riviera

Como encore y con la grabación de "Firelight" sonando, los músicos retornaron a lo grande al escenario para terminar la faena: La electrónica "Distant Satellites", con el dueto de percusión de Vincent y Cardoso de nuevo al ataque, acompañados por unas discotequeras proyecciones que nos hicieron bailar de lo lindo. Prosiguieron con mi favorita de su último largo, "Springfield", y con la que cierra el mismo, "Back to the Start", donde se improvisaron un cachondo España cada día te quiero más en medio del estribillo que despertó en los presentes una sonrisa incrédula.

Abandonaron todos los integrantes el escenario salvo Danny, que tocó a piano un adelanto de su próximo disco en solitario, el estremecedor "The Exorcist", que nos puso la piel de gallina por su pasión e intensidad, inolvidable. La señorita Lee Douglas, harta como me comentaba un amigo de cantar simpre el himno "A Natural Disaster", se marcó para compensar un cover del "Glory Box" de Portishead acompañada por Danny Cavanagh al piano. En mi opinión superó con creces a la original.

Como colofón, la Les Paul del mayor de los hermanos comenzó a escupir punteos que a todos nos eran conocidos y eran nada más y nada menos pertenecientes a la mítica "Shine On You Crazy Diamond" de Pink Floyd, e hicieron de perfecta introducción al orgasmo metalero de "Fragile Dreams (Alternative 4)".

Anathema en Madrid - La Riviera

En definitiva, un concierto memorable en todos los aspectos: sonido, imágenes, duración y conexión con el público. Como siempre, oiremos a sus seguidores más antiguos quejarse por la memoria a corto plazo de la banda en cuanto a su elección de canciones, pero con semejante repertorio y teniendo en cuenta los vaivenes estilísticos de su discografía, resulta imposible contentar a todos en este aspecto. En mi opinión, concierto de 10 y me voy confiando en que el próximo trabajo de Anathema superará sin duda a The Optimist.

No hay comentarios:

Publicar un comentario