8 de agosto de 2017

Crítica: The Lurking Fear - Out of the Voiceless Grave

¿Se puede innovar en el terreno del death metal, en una banda que nace al nombre de super-grupo y en la que el frontman no es otro que Tomas Lindberg (At the Gates)? Parece que no mucho.

The Lurking Fear - Out of the Voiceless Grave

The Lurking Fear nace para saciar las ansias de death clásico de Lindberg y otras superestrellas del país nórdico como Andreas Axelsson (Edge of Sanity), Adrian Erlandsson (también At the Gates), Jonas Stålhammar (The Crown) y Fredrik Wallenberg (Skitsystem), un objetivo que en cierto modo cumplen aunque no como nos gustaría: Si bien Out of the Voiceless Grave tiene los ingredientes necesarios para ser un buen revival de la escena, sus temas, pese a estar bastante trabajados, no tienen la pegada necesaria para al menos estar en la cima junto con otras bandas que imitan el subgénero.

Alejados de At the Gates y con un sonido más cercano al de Possessed o los primeros Death, estamos ante un LP con una producción minimalísta aunque cláramente del siglo XXI y unos temas en los que aún apreciamos ese thrash del que viene el género creado por las bandas mencionadas. En los 12 cortes también cruzan el charco para visitar la la otra cuna del death y las ideas de Dismember o Entombed.

The Lurking Fear

No hay tiempo para incorporar elementos de las bandas de los integrantes, y es que ese no es su objetivo. Tal ves éste sea el mayor selling-point de The Lurking Fear: Escuchar a músicos pioneros del death melódico sueco interpretar la música que les hizo entrar en la escena. Un estilo en el que indudablemente se desenvuelven bien pero al que ni ponen guinda ni al que aportan temas que sobresalgan como sí hacen otros proyectos revival como Bloodbath -a los que por cierto parecen imitar en algún que otro tema-.

3/5


¿Quieres escuchar a Lindberg y cía antes de que añadieran las especias a su cocina, disfrutando de un contundente plato de death clásico? Out of the Voiceless Grave ya está en la mesa, y sin aportar nuevos matices, ¿quien dice que no a un clásico guiso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario