23 de julio de 2017

Crónica: Turisas en Collado Villalba (Madrid, Granito Rock 2017)

Coger la carretera para volver a la tierra de tu adolescencia y que no sea para visitar a la familia sino para ver un conciertazo de Turisas gratuíto es cuanto menos surrealista a la par que glorioso.

Turisas en Granito Rock 2017

El pueblo de Collado Villalba ya se hallaba de por sí sumido en una gran fiesta callejera plagada de bandas de pueblo, muchedumbre por doquier, terracitas repletas y cuanto más se acercaba uno a la zona escenario, heavies y más heavies. Aunque no llegamos a tiempo de disfrutar del resto de bandas, por lo que se podía notar en el ambiente, parece que el cartel del Granito Rock 2017 había sido todo un exito.

Antes de dar comienzo el espectáculo que estábamos a punto de contemplar pudimos darnos una vueltecita por la plaza de los belgas, en la que se daba lugar el evento, y acercarnos a los típicos puestos de comida, bebida y además camisetas y parafernalia heavy. Lo que quiero expresar es que no faltaba detalle salvo quizás, un poco más de variedad en el menú ya que no todo el mundo ama la carnaza, pero bueno, supongo que eso irá mejorando poco a poco.

Como ya he dicho, había bastante ambiente de todas las edades, incluso familias de heavies con unos orgullosos padres metaleros y sus hijos adolescentes disfrutando del entorno. A medida que se acercaba la hora de que los de Hämeenlinna (Finlandia) hiciesen acto de presencia aquello se iba llenando más y más. Con unos 40 minutos de antelación nos fuimos acercando hacia las primeras filas y era sorprendente ir descubriendo la cantidad de gente que llevaba la cara pintada a lo Turisas, símbolo y confirmación de que muchos se habían acercado desde Madrid y otras ciudades -incluso vimos alguna bandera portuguesa- para ver el bolo.

Turisas en Granito Rock 2017

Por fín, después de una breve charla por parte de la organización y con una escrupulosa puntualidad, Turisas salieron al escenario con una furia desgarbada haciendo al público volverse loco. Los finlandeses venían a pedir guerra, con un entusiasmo descomunal y una empatía digna de los mejores líderes. Mathias "Warlord" Nygård y su séquito empezaron a darlo todo desde el minuto 1.

Repitiendo su primer speech y bastante tipsy, Mathias estaba bastante desorientado, no sabiendo si estaba o no en Madrid, si referirse al público como Col-lado o como Vil-lalba y no comprendiendo por qué la gente bebía Estrella Galicia si no estabamos en el Resurrection Fest. La verdad es que la entrega de la banda fué de quitarse el sombrero. Estamos acostumbrados a ver monstruos en el escenario cuando hablamos de Finlandia, pero lo de Olli Vänskä, violinista, estuvo a otro nivel, con un instrumento siempre con un sonido límpio y con una técnica impecable y exquisita. La banda, muy entregada a su fiel público, deleitó a la abarrotada plaza.

No hubo demasiado ajetreo dentro del público. Sí, se bailaba, pero el grueso del mosh estaba conformado por dos o tres fans que no podían contener su emoción. La gente disfrutó del concierto pacificamente, saltando, cantando y gritando. Con las cosas claras y tras otra breve lección sobre beber cerveza, ya sabiendo que también bebíamos Mahou -Mahú-, los finlandeses siguieron descargando temas hasta que en el vís nos dieron tregua para volver con su artillería pesada: "Battle Metal", "Stand up and Fight", "We Ride Together" y cómo no su clásica versión de "Rasputin".

Hora y media de concierto que concluía a las 2 de la madrugada, aunque Granito Rock continuaba. Third Dim3nsion, de Aranjuez, cerraban el cartel de uno de los festivales gratuitos más tentadores de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario