22 de mayo de 2017

Crónica: Riverside (Domingo 14 de mayo, Madrid, Teatro Barceló)

Día extraño en la capital, domingo víspera de festivo, en el que no sabes realmente si tienes pereza y te quieres quedar todo el día tirado en el sofá o quieres salir a darlo todo cual guiri en Magaluf, todo ello acompañado de un clima típico primaveral que enrarecía aún más si cabe el ambiente. Tras una parada técnica reglamentaria en lugar mítico cercano al recinto para degustar unas sabrosas pizzas de cartón-piedra, nos dirigimos hacia el teatro Barceló alias Pachá para llegar puntuales a la apertura de puertas y poder así encontrar la ubicación perfecta para disfrutar del concierto de Riverside en Madrid.

Riverside - Madrid - Teatro Barceló

Fecha: Domingo 14 de mayo. Teatro Barceló. Madrid. España.
Texto e imágenes: Charles Vástaguess

Para nuestra sorpresa, la cola para el acceso al evento, colmado de las más variopintas camisetas progs de todas las épocas y gustos, rodeaba casi todo el recinto, por lo que tuvimos que tener paciencia hasta que llegara nuestro turno de ser cacheados por cualquiera de los Gemeliers de Dolph Lundgren apostados en la entrada.

Ya dentro de este teatro-discoteca, que dicho queda era la primera vez que pisaba, mis prematuras sospechas en cuanto al concierto se confirmaban: no iba a haber telonero y del último trabajo de los polacos, el disco de fundamentalmente rarezas instrumentales electrónicas Eye of the Soundscape, no iban a tocar absolutamente nada, aunque sí ibamos a escucharlo. Entre luces y humaredas discotequeras estaba ya sonando en cinta la futurista "Where the River Flows". Cotilleando las tertulias de los asistentes la opinión sobre el citado LP era algo dispar, pero de manera generalizada se podía atisbar un alto rango de incomprensión. Para mi particularmente, sin ser mi álbum preferido, supuso un soplo de aire fresco a mis elecciones musicales de los últimos tiempos gracias a su gran originalidad.


Tras sonar a todo a trapo más temas del citado disco, "Shine", "Rapid Eye Movement", la homónima "Eye of the Soundscape"... a las 20:30, hora prevista, en medio de una gran fumata blanca, hacía aparición el genio de Varsovia Mariusz Duda junto con el batería Piotr Kozieradzki y el teclista Michał Łapaj, todos con una sonrisa de oreja a oreja pese a resultar algo extraño no ver junto a ellos al fallecido guitarrista de toda la vida de la banda Piotr Grudziński por un paro cardíaco a principios del pasado año, hecho que sumió en un gran pesar al mundo prog por lo repentino del suceso (tenía 40 años de edad).

Unas emocionantes primeras palabras de Mariusz para abrir el show, ya con su inconfundible bajo Nexus colgado, nos agradecía con una sinceridad aplastante la asistencia tras esta época tan dura que le ha tocado vivir al grupo y nos avisaba que íbamos a presenciar un espectáculo especial con temas rescatados de sus primeras épocas, improvisaciones, nuevos toques sobre algunos de sus temas más conocidos, etc y todo ello nos adelantaba, a lo largo de unas 2 horas de duración.

Riverside - Madrid - Teatro Barceló

El concierto comenzó con la emotiva "Coda", canción de cierre de su álbum Shrine of New Generation Slaves, interpretada sin guitarra con lo que la banda quería dedicar un pequeño homenaje a su antiguo compañero. Tras ella, saltó al escenario el guitarrista que acompaña a la banda en esta gira, su compatriota Maciek Meller, que presentó sus credenciales nada más salir con los épicos solos de guitarra pertenecientes al temazo "Second Life Syndrome", del mismo disco fue también la siguiente canción, la conmovedora "Conceiving You".

Después de esta primera descarga, los presentes nos hallábamos ya completamente alucinados por la perfección del sonido y el genial juego de luces y humos que dotaban de una inquietante psicodelia al directo. Además, era patente una gran complicidad entre los miembros de la banda y el nuevo guitarrista, se dedicaban múltiples bromas y comentarios, se les veía disfrutar de lo lindo, lo cual nos hace pensar en su posible incorporación al grupo en un futuro próximo, quién sabe. Comenzaron a sonar pepinazos de su más reciente etapa. La primera en caer fue "Caterpillar and the Barbed Wire", perteneciente a su magistral largo, mi favorito Love, Fear and the Time Machine con ese bajo machacón acompañado de la aterciopelada voz de Mariusz. Le siguieron la progresiva "The Depth of Self-Delusion" con final extendido incluido, una versión acústica de "Lost (Why Should I Be Frightened by a Hat?)" donde pidieron la colaboración del público para cantar el estribillo, momento gracioso de la noche, donde el lado más showman de Duda nunca llegaba a estar conforme con el volumen de los berridos del respetable.

Riverside - Madrid - Teatro Barceló

En el siguiente tema, se nos comenzaron a despegar los pies del suelo con ese hipnótico riff de "02 Panic Room" que nos hizo mover el esqueleto cual rapero malote entrando en ese famoso barrio de Baltimore que todos los seriéfilos conocemos. El momento álgido de la noche fue la interpretación de "Saturate Me", con la que perdimos la cabeza dando rienda suelta a nuestro headbanging en sus partes más metaleras, con ese sintetizador loco martilleado sin piedad por un Michał Łapaj que parecía estar en pleno trance apocalíptico y esas partes tan precisas de batería excepcionalmente ejecutadas por Piotr Kozieradzki.

Para excitar a los progs más puristas, continuaron con los 13 minutazos de "Escalator Shrine" seguida de un retorno a sus primeros pasos musicales con "Before". Tras el merecido descanso de rigor, seguido de un nuevo agradecimiento al público por las muestras de cariño recibidas a lo largo de este último y trágico año (considerándonos más bien como una familia, como llegaron a comentar en un emocionante discurso del líder de la banda con unas lágrimas asomando en sus ojos), retomaron el final del concierto poniendo el broche con mi tema preferido "Towards the Blue Horizon" (que de nombre a la gira) y cerraron el círculo interpretando de nuevo la canción inicial "Coda", esta vez con un toque mucho más optimista que nos llena de esperanzas para lo que nos deparará el futuro de este mítico grupo.

En definitiva, memorable concierto, impecable sonido y actitud de los músicos, con un público entregado de principio a fin que lo dio todo durante las 2 horas que duró el espectáculo. Nos tocará esperar con ansia su vuelta a nuestras tierras y, como no, el lanzamiento de su próximo disco, que no cabe duda nos sorprenderá gratamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario