29 de noviembre de 2016

In Flames, peor que nunca: Peter Iwers deja la banda

Nos lo preguntábamos hace un mes en nuestra crítica de Battles, uno de los peores discos de In Flames: ¿Cuanto tardará Peter Iwers en dejar la banda? Tras la salida de Jesper Strömblad (guitarrista y fundador) hace unos años y la de Daniel Svensson (batería) a principios de año, el último en abandonar el barco es Peter Iwers, otro de los históricos de los de Gotemburgo. Ahora la pregunta es otra: ¿Tendrán coj#!es Anders Fridén y Björn Gelotte a disolver definitivamente el grupo?

Peter Iwers deja In Flames

Sin duda parece la opción más lógica, puesto que ni quedan miembros fundadores ni apenas ideas de las que original y no tan originalmente tenían In Flames. Pero poderoso caballero es don dinero, asi que nunca se sabe. La banda se encuentra actualmente de gira por Estados Unidos, una gira que será la última para Peter, que ha prometido terminarla para después perseguir otras metas. ¿Otras metas? Hace unas semanas Peter Iwers desveló que se encontraba trabajando con Jesper Strömblad y estaban a punto de anunciar su nueva banda.

¿Pueden estos ex-In Flames plantar cara a sus antiguos compañeros y recuperar el espíritu de los de Gotemburgo?

28 de noviembre de 2016

Crónica: Kvelertak y Skeletonwitch en Madrid (Sala Arena)

Meses después de su lanzamiento, Kvelertak traen su gira de Nattesferd a España con Skeletonwitch como invitados. Tras el concierto del sábado en barcelona, nos presentamos en la Sala Arena de Madrid para vivir el que es uno de los últimos conciertos interesantes de éste final de 2016.

Kvelertak en Arena (Madrid)

Fecha: Domingo 27 de noviembre. Sala Arena. Madrid. España.

Skeletonwitch


Con una buena organización y con unos horarios que se adelantaban ligeramente (15 minutos) a la hora oficial, los americanos Skeletonwitch descargaban su death-thrash y a la vez presentaban nuevo vocalista y nuevo EP: The Apothic Gloom (2016, Prosthetic Records). Durante 45 minutos la banda descargó trallazo tras trallazo sin apenas tiempo para introducir las 13 canciones, una selección directa que repasaba su discografía. "Burned from Bone" -con la que abrían-, "Serpents Unleashed", y por supuesto "Beyond the Permafrost" acompañaban a tres de los cuatro temas del citado e interesante The Apothic Gloom.

Skeletonwitch en Arena (Madrid)

Está claro que Adam Clemans no es Chance Garnette, y que un cambio de cantante tras 5 LPs con el frontman original puede ser cuanto menos polémico, pero hay que romper una lanza por también cantante de Wolvhammer. El pitch de sus vocals proporciona un tono más apropiado para la parte black thrash de la banda, dejando a un lado algunos momentos donde los antiguos Skeletonwitch parecían bajar el tono y utilizar construcciones de un speed que se acercaba peligrosamente al power. Sobre el escenario, el señor Clemans logró transmitir una potente energía que pese a la pasividad de un público que claramente estaba ahí por Kvelertak, disfrutaba de un señor concierto y creaba puntos aislados con metalheads calentando cuellos para el plato principal de la noche.

Kvelertak


Y ese plato son Kvelertak, una banda que logró convertir esa pasividad del público en un concierto en el que el mosh y el pogo fueron constantes, un movimiento que hacía tiempo que no veíamos en la sala Arena, y eso que hemos estado en Fear Factory y en Destruction.

Kvelertak en Arena (Madrid)

El sonido fue de nuevo mejorable, de hecho las voces sonaron mucho peor y quedaban varios puntos por debajo de lo que nos hubiera gustado. La puesta en escena, muy correcta, arrancaba con la búho máscara iluminada de Erlend y con los primeros temas de Nattesferd (2016, Roadrunner Records), "Dendrofil For Yggdrasil" y "1985". Éstas ya calentaron bastante a los asistentes aunque "Mjød", que seguía, fue sin duda uno de los peaks del bolo. El setlist estuvo bastante bien elegido, centrándose por igual en los tres trabajos de la banda y contando con otros temazos como "Månelyst", "Blodtørst" o "Bruane Brenn".


Dos cosas quedaron claras. Kvelertak es un grupo de sala, y si es pequeña, mejor. El mosh, sudor y crowdsurfing no se viven igual y la banda no siempre puede subirse -por motivos de seguridad- por las estructuras de los escenarios en festivales. Aun sin estar llena, la sala Arena proporcionó mucha diversión, calor y muchos pies sobre las cabezas de los asistentes, y aunque Erlend Hjelvik (voces) no se atrevió con el crowdsufing, Vidar Landa (guitarra) sí bajó del escenario durante unos minutos. La otra es no todos los temas de Nattesferd funcionan bien en directo, contrastando la citada "1985" o la propia "Nattesferd" con "Ondskapens Galakse" o "Heksebrann", que bajaban algo el ritmo y calor de la Arena.

Ya con los noruegos habiendo cumplido con creces y habiendo ratificado por qué siguen siendo un grupo muy a tener en cuenta, tras "Kvelertak" había un pequeño parón para cerrar con "Nattesferd" y con "Utrydd Dei Svake". Un cuarto de hora antes de las once la gente se retiraba y los noruegos terminaban su actuación de Madrid aparentemente sorprendidos por la calurosa acogida de los fans, la mayoría jóvenes, a los que debieron regalar cerca de un centenar de púas.

26 de noviembre de 2016

Ghost: La gira Popestar llega a España en abril

Ghost vuelven a la carretera tras una gira de Meliora que les ha hecho aún más conocidos y tras lanzar Popestar, un EP de versiones que además incluye un nuevo tema, uno de los más pegadizos del año.

Ghost - Popestar Tour 2017

Popestar no es más que una excusa para volver a ver a los Nameless Ghouls y a Papa Emeritus III, a éste seguramente por última vez ya que hace poco se anunciaba lo que parece el advenimiento de su sucesor, Papa Emeritus IV.


Tres LPs que han ido totalmente a mejor, con un Opus Eponymous (2010) sencillo y muy progresivo que se ampliaba con Infestissumam (2013), con unas canciones más trabajadas y orientadas mas hacia el heavy metal, y un Meliora (2015) que nos pareció uno de los mejores trabajos del año pasado, y que previsiblemente tendrán una continuación que vería la luz durante 2017.

La banda parará una vez más en España para una gira titulada The Popestar Tour que tendrá conciertos en Madrid, Barcelona y Bilbao en abril de 2017. Las entradas se pondrán a la venta próximamente, y aquí os dejamos con los detalles.

Ghost en España 2017


Fechas:
  • Jueves 13 de abril de 2017 - Barcelona (St. Jordi Cub)
  • Viernes 14 de abril de 2017 - Madrid (Barclay Card Center)
  • Domingo 16 de abril de 2017 - Bilbao (BEC)
Entradas: Próximamente
Más información: Facebook

25 de noviembre de 2016

Battle Beast lanzarán "Bringer of Pain" en febrero

Nuevo disco de los finlandeses Battle Beast, liderados por la espectacular Noora Louhimo. Bringer of Pain es el cuarto trabajo y será editado por Nuclear Blast a mediados de febrero.

Battle Beast - Bringer of Pain

Grabado en los JKB estudios y producido por el teclista Janne Björkroth, el compacto tendrá 10 pistas y ha contado con el oído de Mikko Karmila para la mezcla y con Mika Jussila y su Finnvox Studios para el master, referentes sin duda de la escena metálica finlandesa. El primer sencillo se llamará "King for a Day" y tendrá su propio vídeo, el cual podremos disfrutar muy pronto.

Como novedad, se trata del primer trabajo con Joona Björkroth a la guitarra después de la salida de Anton Kabanen, que además era el principal compositor en Battle Beast, ¿Puede el sonido de Bringer of Pain ser diferente al de Unholy Savior (2015)?

Battle Beast - Bringer of Pain


Fecha de lanzamiento: Viernes 17 de febrero de 2017
Mas información: Battle Beast

23 de noviembre de 2016

Amon Amarth, Dark Tranquillity y Omnium Gatherum en exclusiva para Zaragoza, Málaga y Burgos

Amon Amarth acaban de pasar por Madrid y Barcelona pero anuncian su regreso en una gira de tres fechas que llevará la furia vikinga de Jomsviking a Burgos, Zaragoza y Málaga.

Amon Amarth 2016

Con una gira completamente exitosa, los vikingos buscan ahora acercarse más a sus fieles e ir allá donde habite un corazón vikingo. Por su parte, Atoma representa un nuevo comienzo para Dark Tranquillity y el auténtico espíritu Gothenburg después del sell-out de In Flames. Se trata de una de las mejores etapas de la formación en una carrera que ya suma 27 años sobre los escenarios.

Además las citas las abrirán Omnium Gatherum. Los finlandeses han vuelto a demostrar su estado de forma con Grey Heavens, que salía a principio de año y llegaba a los puestos mas altos del top finlandés. Are you ready!?

Amon Amarth + Dark Tranquillity + Omnium Gatherum

Fechas:
  • Lunes 10 de abril - Málaga (Sala París 15)
  • Martes 11 de abril - Burgos (Sala Hangar)
  • Miércoles 12 de abril - Zaragoza (Teatro de las Esquinas)
Entradas: Ticketmaster
Más información: Madness Live!

21 de noviembre de 2016

Resurrection Fest 2017 anuncia su primera banda: Arch Enemy

Tras varias semanas de filtraciones y noticias sobre el Download Festival de Madrid llega la primera confirmación para Resurrection Fest 2017: Los suecos Arch Enemy. Se trata de una de las bandas más destacadas de la escena del metal extremo asequible.

Resurrection Fest

No, no será cabeza de cartel, y es que la organización de Resurrection Fest se reserva muchas sorpresas y novedades. Y los nombres que más suenan pero que no dejan de ser especulaciones son Metallica, Guns n' Roses o incluso Slipknot. En cuanto a las novedades, se añade el llamado Desert Stage, un cuarto escenario pensado para que formaciones stoner, doom y en general rockeras hagan las delicias de los asistentes.

Las entradas de 3 días ya están a la venta y salen por 95€ gastos aparte. Más opciones como los abonos Pandemonium (con zona VIP) también salen asequibles (150€) y están disponiles en la web del festival. Las fechas, por si alguno se lo está preguntando, comprenden desde el 5 hasta el 8 de julio de 2017.

Agarraos que el resu 2017 promete volver a estar en lo más alto de los festivales ed la península.


16 de noviembre de 2016

Crítica: Metallica - Hardwired... to Self-Destruct

Y llegó el día. Los four horsemen vuelven con un nuevo trabajo que ha tardado casi 8 años en gestarse. Obviando su desastroso mastering y cuestionable producción, Death Magnetic (2008) volvió a ganarse el favor de crítica y fans, y los adelantos del que es el décimo -undécimo contando Garage Inc.- LP de Metallica apuntan maneras. ¿Cómo suena Hardwired... to Self-Destruct?


"Hardwired", "Moth into Flame" y "Atlas, Rise!", tres adelantos de un total de doce temas y un doble CD con una duración total aproximada que roza los 80' -¿Por qué dos discos?-. Si tuvieramos que basar nuestra opinión en los sencillos diríamos que aunque diferente, Hardwired... suena muy mucho a Death Magnetic. Mismo tipo de riffs, construcciones similares y un acabado que suena mejor pero que tiene los mismos pilares. Escuchando el trabajo completo no podemos hacer dicha afirmación: Hardwired... to Self-Destruct es mucho más rockero y suena tal vez más parecido a la época Load (1996) de la banda. Don't panic, no estamos ante un nuevo patinazo, ni mucho menos.

Metallica es una de esas bandas que pueden permitirse lanzar prácticamente lo que quieran: La gente va a seguir yendo a sus conciertos y sus discos van a seguir siendo número uno en ventas. No están atados a esa rutina en la que a veces caen otros grandes, sacar discos centrándose en lo que quiere la gente y a la vez intentar no repetirse. Y si ésto no funciona, tirar por algo más moderno. Metallica son diferentes.


Pegadizas como "Atlas, Rise!", potentes como "Hardwired" o "Spit Out the Bone", el nuevo LP aporta mucho groove y añade unas letras que vuelven a tener interés (como en "Confusion"). Los solos, siempre interesantes, apartan el thrash y suenan a puro rock y la banda se permite incluso experimentar con algunas pistas que a priori pueden resultar aburridas pero ganan mucho con las sucesivas escuchas. Además "Dream No More" y sobre todo "ManUNkind" son diferentes a todo lo que los Bay Area Thrashers han hecho durante toda su carrera. Al final el resultado es un disco bastante variado en el que hay material para todos los gustos.

En cuanto a la producción y mezcla, volvemos a estar ante un disco con un volumen demasiado alto, pero afortunadamente no tan alto como Death Magnetic y de primeras no hay demasiado clipping. Estamos ante un DR6/DR5 contra el fiasco del DR3 del anterior LP. La producción es clara y más cercana a los Metallica de los 90. ¿Y la batería? Bueno, no distrae tanto como en Death Magnetic ni está grabada con una lata de guisantes como en St. Anger.


Tirando más bien por algo que habríamos esperado tras el mítico Black Album (1991) y añadiéndole mucho rock & roll nos encontramos con algo bastante curioso. Machine Head, Mastodon, Volbeat o Black Label Society beben directamente de Metallica, pero el toque groove y rock de Hardwired... to Self-Destruct parece crear una reciprocidad y nos atrevemos a decir que ahora Metallica toma influencias de dichas bandas. Más curioso aún es que temas como "Now That We're Dead" o "Halo On Fire" se parecen misteriosamente a los Megadeth de la época Cryptic Writings (1997).

4/5

Esta siendo un buen año para el thrash clásico. Anthrax, Testament, Destruction o Death Angel han sacado buenos discos, y Metallica no se queda atrás, aunque a diferencia de los otros Hardwired... to Self-Destruct no trata de volver al thrash que les hizo conocidos.

Hardwired... to Self-Destruct es menos cañero que el anterior pero suena más natural. Es agradable de escuchar y todas las canciones rayan en lo correcto, despuntando siempre en alguna de sus partes. Los stand-outs serían "Moth into Flame", "Spit Out the Bone" o "Here Comes Revenge", y sin llegar a ser exageradamente bueno o novedoso el doble CD pide más y más vueltas, dejando una sensación similar a la que dejaba Once More 'Round the Sun de Mastodon (2014).

Prácticamente cada disco de Metallica es diferente, ¿de verdad queríamos un Death Magnetic parte 2 o un vinilo imitando la época del Kill 'em All?

9 de noviembre de 2016

Crónica: Black Mountain en Milán (Circolo Magnolia)

Estereozine vuelve a irse de concierto por Europa. El pasado 26 de octubre, en plena gira europea presentando su último albúm, que en ese instante hacía escala en Göteborg, la banda canadiense Black Mountain anunciaba vía redes sociales que les habían robado gran parte de su equipo de gira, incluyendo guitarras, pedalboards, sintetizadores, mellotrón y un largo etc, por lo que en un principio temí peligrar mi cita con ellos en Milán. Finalmente, la aportación de equipamiento por parte de sus solidarias legiones de fans europeos hizo posible que el tour siguiera adelante. Desde aquí: muchas gracias camaradas.

Black Mountain

Fecha: 5 de noviembre. Circolo Magnolia, Milano, Italia

Texto e imágenes: Charles Vástaguess


Viajando ya al día D, en medio de una tromba de agua de proporciones bíblicas, después de una memorable tarde cultureta en la Fondazione Prada donde disfrutamos de las excentricidades de William N. Copley, Kienholz y cía, pusimos rumbo al lugar del concierto, Circolo Magnolia, situado al este de Milán, teóricamente cerca del aeropuerto de Linate, al menos eso pensábamos en un principio: una vez nos dejó el bus allí, tuvimos que dar una caminata calados hasta los huesos linterna en mano esquivando charcos a través de un espeso bosque hasta que finalmente llegamos a nuestro peculiar destino. El lugar, pensado más bien para los conciertos al aire libre y sesiones discotequeras veraniegas, se convirtió en esta ocasión en una especie de carpa de la Feria de Abril, sólo faltaba rebujito y señores a caballo. Lo que si que había era un pequeño número de hipsters extremos (lo del postureo milanés es otra liga) charlando absortos ajenos al evento que estábamos a punto de presenciar.

Ya abastecidos de birra autóctona y saqueada el área dedicada al merchandasing -Navidad is coming-, nos metimos en el invernadero en busca de una buena posición para ver a los teloneros y qué mejor sitio, para nuestra sorpresa, que verlos junto a Stephen McBean (es clavado a nuestro querido The Dude, lo cual me llena de orgullo y satisfacción) y Amber Webber, líder y vocalista respectivamente de Black Mountain, como ya me ocurrió en su concierto de la Sala Arena de finales de Marzo, en esa ocasión con otros teloneros de los que ahora no recuerdo el nombre.

Comet Control

Comet Control


Los también canadienses Comet Control comenzaron su directo caracterizado por un sonido a medio camino del grunge y el shoegaze, con pinceladas stoner, que particularmente me gustó sin hacerme perder la cabeza, salvo con su último tema, el contundente y cíclico Blast Magic. Me quedé con la impresión de que hemos de catarlos detenidamente.

Con las pilas ya cargadas después de la breve descarga de sus compatriotas (unos 30 minutos), ya con la sala comenzando a llenarse, los integrantes de Black Mountain fueron saliendo al escenario aleatoriamente para ir montando los aparatillos prestados por almas progs caritativas de toda Europa. El show abrió con "Mother of the Sun", primer tema de su último albúm IV, a la que tengo un especial cariño ya que fue la canción que me inició en esta banda a principios de año y la culpable de mi adicción desde entonces a su particular sonido. El riff de guitarra demoníaco, las atmósferas espaciales creadas por Jeremy Schmidt en el sintetizador y la voz descomunal de Amber dejó a los presentes boquiabiertos.


Black Mountain


Con la voz de nuestra diva ya caliente, le siguió "Florian Saucer Attack", donde se hizo algo patente que el apaño de sintetizador utilizado no era comparable al habitual de la banda. Posteriormente alternaron con temas de sus anteriores trabajos: la épica "Tyrants", la psicodélica "Wucan" y "Stormy High" del In the Future; "Old Fangs" y "Rollercoaster" -una de mis preferidas, no me canso de escucharla- del Wilderness Heart. Amber se colgó la guitarra para la interpretación de "Cemetery Breeding", esa bonita y a la par rara canción que me recuerda no sé muy bien porqué a The Smiths. Posteriormente sonó la conmovedora y angelical "Line Them All Up".


Pero, sin lugar a dudas, el momento orgásmico de la noche fue la interpretación, extendida además, de "Space to Bakersfield", canción final de su último trabajo. Dicho tema nos hizo ponernos las escafandras, subirnos a la nave, gozar de la ingravidez, vislumbrar el misterioso monolito, saludar a Matt Damon que siempre anda por allí, contactar con el Mayor Tom, etc... en definitiva, todo un viaje extrasensorial indescriptible con palabras en el cual el solo de guitarra de McBean tuvo una energía y un sentimiento que ponía los pelos de punta, alejándose de las florituras típicas de los guitarras solistas, sólo las notas justas, para qué molestarse en adornar algo tan perfecto.

Ya en el bis concluyeron con la emocionante "Don't Run Our Hearts Around" perteneciente a su primer y homónimo disco. En definitiva, gran concierto una vez más de estos muchachos, musicalmente igualando el alto listón de su cita madrileña, pero que me dejó con un sabor un tanto agridulce debido a la pasividad del público, más pendientes, según se confirmaron mis sospechas posteriormente, de la sesión discotequera que se avecinaba.



2 de noviembre de 2016

Crítica: In Flames - Battles

In Flames vuelven a la carga intentando salvar el tocado barco después del desastroso Siren Charms y con un antiguo miembro menos a bordo. ¿Puede Battles devolver la reputación a los suecos?

In Flames - Battles

Misma etapa, nueva alineación. Estamos ante el tercer trabajo sin Jesper Strömblad -último miembro fundador que quedaba- y el primero tras la salida de Daniel Svensson. El batería sustituto es Joe Rickard, que hace un trabajo digno teniendo en cuenta que poco destaca en los doce temas y más bien nos hace preguntarnos cuanto tardará Peter Iwers en salir de la banda.

Lo único salvable de Battles son los tres temas que la banda estrenó antes del LP, y esto es cuanto menos una decepción. Pegadizas pero sin nada que hacer frente a la mayor parte de la discografía de In Flames, "The Truth" y "The End" proveen tirón suficiente y melodías que si bien son muy cheesy son claramente firma de Björn Gelotte, axeman del quinteto. Más potente es "Through My Eyes", pero tampoco nos dice mucho.

Hace tiempo se dijo que Anders Fridén (vocalista) había recurrido a un productor vocal para la ocasión y de hecho que éste habría firmado alguno de los temas -algo bastante sorprendente cuanto menos-. Los temas parecen estar más centrados en el frontman pero la voz del cantante nunca nos ha convencido más allá de la época en la que comenzó a alternar guturales con melodías más acústicas, con discos como Colony o Clayman. Aquí quedan lejos de captar cualquier tipo de atención y las imitaciones de bandas comerciales son más que patentes.

2.5/5

Si bien es cierto que Battles no es tan insípido y pretencioso como Siren Charms, el LP no parece aportar nada salvo un par de temas, un par de riffs pegadizos que aún quedan bastante lejos de los de los antiguos In Flames. Y no, no estamos pidiendo el regreso de la banda al death melódico, y es que aunque nos costó aceptarlo, Reroute to Remain aportaba todo lo que los In Flames de esta década parecen intentar conseguir y no alcanzan ni de lejos: Un sonido fresco y comercial que sigue teniendo la esencia de los de Gothenburg como motor principal. Battles tiene poca o ninguna esencia.