1 de octubre de 2016

Crónica: Destruction, Flotsam & Jetsam, Enforcer y Nervosa en Madrid (Sala Arena)

Nueva noche de concierto en la Sala Arena de Madrid, ésta vez para la que es sin duda una de las giras thrash del año: Destruction, Flotsam & Jetsam, Enforcer y Nervosa. Para los primeros sobran presentaciones al ser uno de los referentes germanos del género. Flotsam & Jetsam pueden no ser muy populares por éstos lares pero cuentan con nada más y nada menos que trece LPs y abarcan más de 30 años de thrash y speed. Enforcer son esos jóvenes suecos que han subido meteóricamente a base de un speed glamero que en ocasiones además recuerda a los Metallica del Kill 'Em All. En cuanto a Nervosa, decir que poco a poco han irrumpido en las salas de medio mundo y las brasileñas ya tienen su segundo álbum a la venta.


Con un ligero retraso horario, las primeras en tomar la Arena son Nervosa: Tres chicas brasileñas que hacen un thrash sorprendentemente muy germano: Sus temas se componen del mismo tipo de riffs que los de Kreator, Sodom o los propios Destruction, por lo que hay que aplaudir que las hayan traído como invitadas. En el escenario la verdad es que el único espectáculo es el de Fernanda, bajo y vocalista con una actitud muy positiva y tratando de animar a un público que además de escaso aún estaba calentando motores. Abriendo con "Hypocrisy" y cerrando con "Into Moshpit", aunque en el moshpit solo hubiera dos personas. No obstante, visto bueno para el trío, que por cierto se completaba con la batería canadiense Samantha Landa.


Enforcer han actuado ya un par de veces en España, así que sabíamos a lo que íbamos. Puro speed metal, mucho movimiento arriba y abajo del escenario, y una complicidad del grupo que no deja de sorprender. La banda tiene muy bien ensayados los típicos pasajes en los que ambos guitarras se apoyan el uno en el otro para interpretar los solos, el numerito del bajo intercambia lugar con sus compañeros o el solo de batería de turno. Más de 45 minutos de duración, bastantes temas para todos los gustos. Cañeras como la inicial "Destroyer", machaconas como "Undying Evil" melancólicas como "From Beyond", una cover de Misfits... Buen directo pero dos puntos negativos: ¡No tocaron "Evil Attacker" ni "Katana"!


Flotsam & Jetsam los vimos desde la barra. Los americanos no están nada mal pero no pensamos que pegaran con el resto de bandas. Tal vez para una gira con Iced Earth sí, incluso podrían disputarse el puesto de cabeza de cartel si tenemos en cuenta los últimos trabajos, pero con Destruction no. La banda interpretó alrededor de una decena de temas incluyendo dos highlights que pueden servir de introducción al grupo para quienes no les conozcan: "Hammerhead", primer tema de su primer trabajo Doomsday for the Deceiver (1986), y "I Live You Die", una canción que es incluso anterior y se remotan a sus demos (1985).


Por último, Destruction. Mike (guitarra y riff-master), Schmier (bajo y voces) y Vaaver (batería) lo daban todo en 15 temas y un set muy clásico que incluía temas que no hemos escuchado en anteriores directos. La descarga de thrash comenzaba con "Under Attack", prensentando su última propuesta (de mismo nombre) y continuaba con el primer clásico: "Curse the Gods". No nos cansamos de escucharla. "Total Desaster" y la rapidísima -¿acaso alguna no lo es?- "Thrash Attack" nos transportaban décadas atrás y aunque los germanos tienen muchos clásicos seguro que nadie quedó descontento con temas como "Mad Butcher" y su secuela "The Butcher Strikes Back", el homenaje al género "Thrash Till Death" o el segundo encore "Bestial Invasion".

La sala estuvo toda la noche a media asta y los grupos que más movimiento provocaron fueron Destruction y Enforcer, con las otras dos bandas haciendo también una buena actuación y con una organización de nuevo muy correcta. ¿El sonido? Bueno, mejorable, pero la Heinekken no suena tan bien como la Caracol, donde tal vez habría pegado más el bolo.

2 comentarios:

  1. Lo de "sonido mejorable" suena bastante suave para lo que en realidad fue. En mi opinión, malísimo. Desde mi posición, ni se oían las guitarras ni las voces, pero de ninguno de los cuatro grupos, y teniendo en cuenta que el cabeza de cartel sólo lleva un guitarrista y que sus temas destacan precisamente por unas ritmicas bestiales, pues deslució bastante el concierto. Menos mal que los grupos lo dieron todo, y eso es de agradecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tienes razón. Debemos estar demasiado acostumbrados al sonido de la sala para haberlo tildado sólo de "mejorable". Dicho sea esto, gracias por leernos y saludos metálicos \m/

      Eliminar