10 de agosto de 2016

Crónica: Wacken Open Air 2016

Wacken Open Air. Barro, barro y más barro. No, ahora en serio: La edición 2016 de Wacken no ha sido tan catastrófica como la del año pasado y la lluvia apareció en pocas ocasiones, pero el terreno está tan trillado que eso bastó para que tanto los Camping Grounds (zona de acampada) como la Wacken Holy Land (zona de conciertos) volvieran a ser un festival de fango.

Wacken 2016 Black Stage Estereozine

Organización


La experiencia en el festival germano es de amor-odio, por una parte participar en un evento metálico de tal calibre y con tan buenrollismo es una experiencia que hay que vivir, por otra, la organización en algunos aspectos, como el de su capacidad para afrontar unas condiciones meteorológicas normales para la zona, deja mucho que desear. ¿No se pueden utilizar elementos que secan / se comen el barro como en otros países? ¿No pueden utilizarse falsos suelos al menos en las zonas de conciertos principales?

Pataletas aparte, Wacken ya no es lo que era. Sigue siendo uno de los festivales metal más grandes del mundo, con unos 75.000 asistentes y unas explanadas más grandes que otros festivales tipo Hellfest, etc. Está más lejos de la civilización que otros. La entrada vale también más que en el citado festival francés y en los otros grandes festivales. ¿Por qué se ha descuidado entonces tanto su line-up? Las últimas ediciones las bandas participantes y headliners han bajado de categoría, con todo el respeto, por supuesto, a Iron Maiden, Blind Guardian, Twisted Sister, Arch Enemy... Hemos pasado de metal clásico y puntero a viejas glorias.

Wacken 2016 Mud Walk Estereozine

Los últimos eventos internacionales y en Alemania han propiciado que este año las medidas de seguridad fueran especiales: Sólamente riñoneras en el area del festival. Ni mochilas, ni bolsas ni siquiera la ya clásica Full-Metal-Bag a la que tiene derecho todo asistente. Todo sea por la seguridad, pero para colmo en la entrada a las diferentes zonas nos encontramos con un cacheo, prensa incluida, que en varias ocasiones nos obligaba a retirar muñequeras totalmente inofensivas o cadenas para la cartera de pocos centímetros o grosor con un personal que lejos de tratar a los asistentes amablemente no daba explicaciones. ¿De verdad? ¿En un festival de metal? Alguno de los bouncers se ofrecía y todo a "guardárte" los elementos requisados personalmente para dártelos luego, sin ningún tipo de recibo, claro. Si hombre. Para eso me los guardo en los güevos, que ya me los estás tocando bastante. Otro apunte: ¿Para recoger la wristband hace falta recorrer a pié kilómetros y kilómetros de fango? ¿Por qué no acercarlos a la entrada principal, o ponerlos en la misma? Son cosas que no se entienden para el festival con más presupuesto del mundo. Pero vayamos a la música.

Jueves


Los anteriormente mencionados cabezas de cartel cumplieron a medias. ¿Tenía Bruce Dickinson un mal día? Está claro que el líder de Iron Maiden ya no es lo que era, pero desentonó durante los 15 temas y 2 horas de duración del concierto. "The Trooper", "Fear of the Dark" o "Wasted Years" -con la que se despedían- sonaban incluso raras aun con miles de metaleros coreandolas. El espectáculo cojonudo, por supuesto. Muy extraño todo ya que todo lo que hemos oído sobre el concierto de Madrid han sido alabanzas, y ésta vez había también bastante que criticar...


Antes de Maiden habíamos visto ya otros conciertos con un tono muy ochentero que hicieron las delicias de los amantes del AOR. Dejando a Saxon, que perdían el sonido por problemas ténicos a los pocos minutos de empezar, Foreigner eran seguramente el primer plato del festival. Totalmente a tono y dando espectáculo en el escenario principal pese a las amenazas de lluvia, nos quedamos con su "Feels Like the First Time". Tras seis temas cerraban con la mítica "I Want to Know What Love Is", aunque nos retirabamos un poco antes para ver a Vader. Los polacos tocaron apenas 45 minutos pero reventaron el Headbangers Stage. El sonido, correcto, dependía de la posición que tomaras en la carpa, y era imposible avanzar con el concierto a punto de empezar.

Justo después volvíamos al area principal para ver a Whitesnake. Coverdale y compañía interpretaban temas sobre todo de sus álbumes ochenteros, los que les hicieron grandes, y es que el bolo es parte de su gira The Greatest Hits Tour. "Bad Boys", "Slide It In" o "Still of the Night" -como encore- hicieron las delicias de unos fans que se preparaban para los comentados Iron Maiden. Tras escuchar los gayos de Dickinson no nos quedaban fuerzas ni para Blue Öyster Cult, que nos quedamos con ganas de ver...

Viernes


Tras el desayuno de los campeones (sangría con los cereales de la Full-Metal-Bag) madrugábamos para ir a ver a The Haunted, que volvían a Wacken de nuevo con un concierto mañanero al que acompañaba el sol. Setlist de los de Gotemburgo corto pero variado debido a la corta duración de los temas: "99", "Hollow Ground", "Trend Killer", "Hate Song"... Todo muy correcto aunque las canciones de Dolving no acaban de encajar al 100% con el enfoque de Marco Aro.

Wacken 2016 Calippo Estereozine

Tras unos minutos de Legion of the Damned nos retiramos al Beer Garden a descansar y a mojarnos por dentro para aguantar lo que se venía encima. Primero Loudness. Los japoneses empezaban con los primeros temas del clásico Thunder in the East (1985) para ofrecer un bolo en el que se lucían un cantante totalmente en forma y un guitarrista que sigue siendo de los mejores en su elemento. Inmediatamente después Entombed A.D.. Los suecos nos recordaban que ellos son la esencia de los primeros Entombed. Dos discos en menos de dos años, y que sigan así: Death clásico desde Estocolmo con ese toque rockero que ellos mismos le dieron al género. No queríamos perdernos a Equilibrium, con los que los suecos coincidían, pero fue una mala decisión: El bolo de los alemanes sonaba mal y además le faltaba gracia.

Más cerveza y después Tarja y una de las colaboraciones inesperadas del festival. La finlandesa subió al escenario a Alissa White-Gluz (Arch Enemy) para interpretar "Demons in You", tema cañero de su nuevo The Shadow Self. Por supuesto no se trataba de la única sorpresa y es que Tarja metió el "Supremacy" de Muse y un pequeño medley de Nightwish entre los casi 15 temas que ofreció.


Después de la descarga black con algún que otro toque rockero y psicodélioco de 1349 nos encontramos con la sorpresa del festival: Ya sabíamos que Blind Guardian están en buenísima forma, ¿pero tanto? André, Marcus, Frederik y sobre todo Hansi se salieron ofreciendo todo lo que Iron Maiden -cabezas y también una gran banda clásicas, de ahí la comparación- no podían ofrecer la noche anterior. Tema tras tema, además de dar minutos al excelente Beyond the Red Mirror (2015), Kürsch y compañía conmovían a la gente con "Nightfall", "Tanelorn (Into the Void)", "Time Stands Still (at the Iron Hill)" e incluso "Lord of the Rings" y "The Bard's Song - In the Forest" para cerrar con "Mirror Mirror" y por supuesto "Valhalla". Un setlist impecablemente elegido y la confirmación de que algunos grupos mejoran con la edad. Tal fue la caña que metieron que nos atrevimos con el ultimísimo acto de la noche, el de Kampfar, cerrando a las 3 de la madrugada con su black pagano.

Sábado


Arranque powermetalero con Dragonforce, a quienes escuchábamos desde la lejanía, y con Symphony X. En mitad del barro -a primeras horas descargó bastante- Russell Allen saltaba al escenario para interpretar un concierto centrado en Underworld, la nueva propuesta de los americanos. Soso por momentos, pero muy bien a nivel técnico, la verdad es que de la supremacía de Michael Romeo a la guitarra no nos aburrimos. Tal vez faltó algo de química con el público.

Wacken 2016 Skål Estereozine

Como hace poco habíamos disfrutado de Myrkur en Tuska Open Air, optamos por ir a descansar. El concierto de Borknagar fue bastante Arcturiano y también falto de chispa. Lo contrario ocurría con DevilDriver, aunque de ésta primera parte del sábado nos quedamos sin duda con GloryHammer, otro de los conciertos del festival. Poco más de 40 minutos para demostrar que los escoceses del espacio exterior son un espectáculo en interpretación, puesta en escena y metiéndose a la gente en el bolsillo con sus invasiones de unicornios y competiciones de bebida. Se trata sin duda de la banda de power metal de los últimos años, y McFife, Hoots y cía no dejaron de hacer desfilar crowdsurfers de punta a punta durante todo el concierto.

Lo de Steel Panther fue un poco la demostración en directo de lo que es la banda: Unos tipos con pelucas y parafernalia que más que tocar música se dedican a soltar groserías y destacan por sus vulgares y paródicas letras. Vale, compro, y en cierto modo tiene gracia, pero no me hagáis un 40/60 de música / palabreo, al menos un un 50/50, ¿no? No sé, esperábamos más.

¿Fueron Triptykon una mala idea? Concederles el escenario principal está mas que justificado, y es que sus dos discos rozan la perfección, pero la oscuridad de la carpa tal vez habría sido más acertada. El death depresivo funcionó tan bién que consiguió aplatanarnos un poco y ni los temas de Celtic Frost terminaban de levantarnos. Para colmo Aura Noir cancelaron su participación. Con un cansancio que te cagas ya sólo quedaban Twisted Sister y Arch Enemy.

Si seguís habitualmente éste blog pensaréis que nos tiran más los segundos, y en cierto modo es cierto, pero lo que vimos el viernes Wacken en el concierto de Twisted Sister no tuvo precio: Una banda que daba su último concierto de la historia en Alemania y que ratificó con creces que es una de las grandes formaciones de la historia del rock and roll y heavy metal. Dee Snider, Jay Jay French y compañía dieron un emotivo concierto en el que se acordaron varias veces del fallecido A. J. Pero, batería a quien suplía Mike Portnoy. Snider estuvo realmente inspirado, es increíble que después de tantos años esté tan a tono. Desde "Stay Hungry" hasta "S.M.F.", una quincena de temas y muchas bromas sobre el escenario además del recuerdo al citado A.J. (con un Jay Jay a punto de romper a llorar) y a otros caídos recientemente como Lemmy Kilmister. You Can't Stop Rock 'n' Roll.

Wacken 2016 Overview Estereozine

La sorpresa que anunciaba la organización días antes no era que los ex-miembros de la banda fueran a saltar al escenario, sino que Arch Enemy grababan su nuevo DVD ante las 75.000 personas que asistían a Wacken Open Air 2016. Bueno, o ante las que quedaban en pié. La grabación propiciaba una puesta en escena espectacular, con un juego de luces y un escenario en el que se habían dejado la pasta, pero también en un espectáculo ensayado al milímetro, y esto tiene sus contras. La ejecución sin fallos y con unos Amott y Loomis realmente concentrados se unía a la sosería de Alissa White-Gluz. ¿En mejor forma que Angela Gossow? pero con un 1% de su carísma y energía. Hasta le costaba ondear el emblema del grupo en "Under Black Flags We March". Amott parece querer pasar página y centró el repertorio en la época frontwomen de la banda, es decir, todo lo anterior a Wages of Sin se quedó fuera. Tras la espectacular "Nemesis" ni bises ni leches. ¿Logrará el DVD plasmar de alguna forma más emoción que la que tuvo el concierto?

1 comentario: