26 de noviembre de 2015

Crónica: Ghost en Madrid (La Riviera, 25 de noviembre de 2015)

Y llegó el día. Ghost volvía a Madrid años después de actuar, cuando aún se daban a conocer, en la última edición de Sonisphere (2012) ya convertidos en un proyecto de fama internacional no sólo capaz de llenar salas de mediano tamaño como La Riviera y vender casi todas sus entradas sino también de hacer que todo su público cante al unísono todos los temas del setlist.

Ghost en La Riviera (Madrid)

Entre los asistentes, metaleros y rockeros pero también hipsters y algún que otro gótico. Parece que el proyecto va cumpliendo su objetivo de llegar a las masas y destruir la religión desde dentro. Bueno, más o menos.

Tras "Spirit", tema de apertura de Meliora y de la gira, podemos sacar varias conclusiones. Por una parte, la puesta en escena parece -atención a la palabra parece- mucho más espectacular. Juego de luces que va introduciendo los instrumentos y diferentes Nameless Ghouls, buena atmósfera y por supuesto la entrada de Papa III en el escenario. Por otra, el sonido de La Riviera, algo que no sabes nunca por donde te va a salir, resulta estar en uno de sus días malos, mezclando todo en una nube ininteligible en la que la voz salía peor parada. A lo largo de la noche el sonido mejoraba, pero no llegando a pasar del "pues vale".

Ghost en La Riviera (Madrid)

Volviendo a la puesta en escena, uno de los puntos a destacar en una banda que se ha dado a conocer por sus indumentarias y caracterizaciones, a los pocos minutos del inicio descubrimos que lo que profesaban Papa Emeritus y sus Nameless Ghouls hace unos años ha quedado en nada: Ghost han pasado de ser una orden conservadora que apenas se movía y donde, aun destacando, los músicos no eran más que marionetas, a ser un grupo de rockstars donde la figura del antipapa pierde protagonismo y se queda cerca de la del payaso. Papa Emeritus III no impone. No asusta. No guía. Ni siquiera se cree la religión que profesa y a la mitad del setlist deja su mitra papal para pasar a convertirse en un Pinypón sobre el escenario que da la sensación de que va a preguntar ¿cómo están ustedes? en cualquier momento. ¿El objetivo es dar protagonismo a los Ghouls? Sin agresividad y descaro tampoco se cumple.


El concierto duró algo menos de hora y media, a la que hay que descontar minutos y minutos de un speech nada carismático de Papa dirigiéndose al público. Lo bueno es que el setlist, y por qué no decirlo, prácticamente toda la totalidad de las canciones de Ghost son tan buenas que parecía imposible no moverse y corear temas como "Cirice" o "He Is", sin duda las más aclamadas de la noche. Destacables también el fundido de "From the Pinacle to the Pit", uno de los riffs del año, con "Ritual" y la actuación del prominente bajo y de la guitarra solista, que de cuando en cuando despuntaban y lograban desmarcarse del mejorable sonido.


Dejándose "Majesty" por el camino, entre los 16 temas dominaron un Meliora que se interpretó casi en su totalidad y un Infestissumam del que salían canciones como "Year Zero" o "Ghuleh / Zombie Queen". Opus Eponymous quedó relegado al último lugar con tan sólo dos temas, "Con Clavi Con Dio" y "Ritual". Para finalizar, la inevitable y olvidable "If You Have Ghosts" de Roky Erickson y "Monstrance Clock", que no justificaba un bolo corto y que no terminaba de convencer.


Meliora es el mejor y más completo trabajo de Ghost, y Papa Emeritus III el peor frontman que ha tenido nunca el proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario