6 de octubre de 2014

Reseña: In Flames - Siren Charms

Que durante los últimos años In Flames no haya lanzado discos tan interesantes como acostumbraba es un hecho, pero con Siren Charms los de Gotemburgo se olvidan de todo su pasado y lanzan una colección de canciones que no sólo no aportan nada sino que además son aburridas y totalmente olvidables.


Hemos tardado más de un mes en escribir esta reseña por no querer precipitarnos. Hemos masticado el LP una y otra vez, intentando pasarlo con todo tipo de brebajes, pero nos ha sido imposible. No hay quien se coma Siren Charms.

Estamos ante un cambio no total, sino definitivo en la dirección musical de la banda. Reroute to Remain (2002) fué muy criticado porque se introducían elementos de metal alternativo que lograban quitar protagonismo a los riffs y melodías de uno de los grupos pioneros en el Sonido Gothenburg. La diferencia es que entonces, escuchándolo de nuevo, descubríamos que la esencia y el sonido de la banda seguía ahí, y la mezcla había sido perfecta. El disco funcionaba y además eliminaba muchos tabús del por aquel entonces llamado nu-metal, descubriendo a muchos que para ser true no había que evitar los teclados o las voces claras.

Disco tras disco y con altibajos el sonido In Flames (propiciado por las composiciones del dúo Gelotte - Strömblad) seguía ahí, incluso sin Jesper (Sounds of a Playground Fading, 2011), pero en Siren Charms escuchamos una banda que ha perdido sus señas de identidad y es un copycat de otras bandas que han vendido discos para públicos con otros gustos musicales..


(Parece que el Gelotte intente advertirnos de lo que nos espera al escuchar Siren Charms)


Del último disco de In Flames salvamos los primeros 30 segundos de "In Plane View", los primeros 20 de "Everything's Gone" y el primer minuto de "Rusted Nail". Las imitaciones de Tool y el intento por acercarse al público hipster no es que no sean cool, es que además de no aportar nada sólo funcionan de fondo o como música de ascensor. Anders Fridén suena entre cansado y desorientado, una lástima porque aunque no sea ningún virtuoso a las voces, su timbre sí le pegaba a discos como Clayman o Reroute to Remain, aportando algo diferente al género.

1.5/5


No estamos ante el caso de una banda que rompe con el estilo al que nos tiene acostumbrados, como puede ser Opeth, para lanzar un buen trabajo o algo interesante aunque diferente, no, estamos ante una banda que ha lanzado un disco en el que tira de clichés de los grupos más comerciales del rock, por llamarlo de alguna forma. En otras palabras, venderse. Una lástima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario