14 de octubre de 2013

Crónica: Finntrol, Týr y Skálmöld en Madrid (Sala Caracol)

Lo que hace tiempo era improbable se ha convertido en algo habitual. Finntroll han tomado por costumbre visitar nuestro país al menos una vez al año y siempre terminan dando una lección sobre cómo ofrecer un buen concierto de metal pagano. Celebrado ayer en la sala Caracol de Madrid, esta vez el aliciente eran Týr y Skálmöd, bandas que terminaron firmando un bolo donde hubo tiempo para todo.


Tanto los feroeses Týr como los menos conocidos Skálmöd bañan sus letras y melodías en temas vikingos, que unidos a las historias populares de Finntroll conformaron una actuación que pudieron disfrutar tanto expertos en el género como los que han empezado a sentirse atraídos por la curiosa combinación de instrumentos del ya llamado folk metal.

Convirtiendo el concierto en algo más que una fiesta en la que la diversión estaba garantizada, el grupo principal servía de reclamo para llenar la sala pero Skálmöld ya abrían con la fuerza necesaria para hacer pasar un buen rato al público, que se entregó muy rápidamente. Ponerse al día con ésta banda de battle-epic-viking es algo indispensable. Sus letras se inspiran en la antigua poesía islandesa y es que las raíces paganas de la nación nórdica son una gran influencia a la hora de componer, tal y como ellos dicen.

Týr deleitaron a todos los asistentes ofreciendo un buen espectáculo en el que a pesar de estar compenetrados con el público demostraron más frialdad, tal vez por tratar de llevar más allá la mitología nórdica que profesan y ser en cierto sentido los más profesionales. Clásicos como "Hold the Heathen Hammer High", "Tróndur í Gøtu" o "Sinklars Visa", de lo mejor de su repertorio, ayudaron a que su actuación se hiciera corta.

Finntroll, totalmente caracterizados de trolls finlandeses abrieron con el tema principal de Blodsvept, que presentaron casi en su totalidad predominando sus canciones, y con algunos problemas técnicos que pronto se solucionaron. Su actuación puede definirse como un repaso discográfico a la inversa, continuando con "Solsagan" y temas de los últimos LPs para finalizar con canciones de los tres primeros trabajos. Baile y diversión e incluso bromas por parte Matias Lillmåns, que parecía devolver parte de la animación de Nattfödd y dejar atrás ese ambiente oscuro que trajo a la banda. Como detalle curioso añadir que estuvo incluso vendiendo su merchandising, muy simpático con los seguidores y accediendo de buena gana a firmar discos minutos antes de caracterizarse para saltar al escenario.

Blodsvept es ni más ni menos que el séptimo trabajo de la banda. En otras palabras, el concierto debía ser largo, y fue largo, pero no por ello pesado o repetitivo, al contrario. Buena parte de los temas de la recta final incluían clásicos que no dejaban lugar al descanso: "Nedgång", "Jaktens Tid" y para finalizar "Trollhammaren". Chapó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario