3 de julio de 2013

Tuska 2013, la música metal según los finlandeses

Amorphis en Tuska Open Air 2013

Un año más, Tuska nos deleita con una ristra de buenos grupos, buen ambiente y buena organización propia de los países nórdicos. La puntualidad a la hora de comenzar cada banda es, como cada año, un hecho, y aunque también hubo firmas de grupos esta vez contó con la participación de menos bandas que otros años. Afortunadamente las bromas de gente como Marco Hietala en Nightwish -con sus estrambóticas gafas de sol- o cualquiera de los otros grupos amenizaban las interminables colas de fans que intentaban conseguir el autógrafo de sus ídolos.

Tuska Open Air 2013

De los muchos grupos a destacar hay que hacer mención a unos jovencísimos Lost Society que abrían el sábado cargados de energía y buen sonido. Sorprendente toda la banda, y en especial el cantante -un auténtico showman que lo dio todo en el escenario-, a pesar de su corta edad, logró dar un concierto que sonó muy profesional y con muy buena calidad, que nada tuvo que envidiar a bandas veteranas de thrash.metal.

Soilwork es otra banda a destacar, su sorprendente puesta en escena, la calidad de voz de Björn "Speed" Strid y la profesionalidad de los músicos que le acompañaban hicieron del concierto un verdadero deleite para los oídos y la vista de los allí presentes. Muy potentes y cañeros. Stam1na, banda autóctona y muy querida por los fineses, salieron a escena con atuendos que sólo podría ponerse una banda como ésta, escenografía hawaiana, trajes de baño, neopreno, flotadores y demás. Estuvieron geniales sobre el escenario, se hizo corto, muy corto, amenizando la velada magníficamente tocando temazos como "Puolikas Ihminen" o "Valtian Uudet Vaateet". Siempre implicados con su público y a la par entre el humor y la agresividad de sus letras, no dejaron a nadie indiferente. Kreator y Testament -estos últimos cerrando la noche del sábado- estuvieron en su onda, dándolo todo, con complicidad con su público.

Stam1na en Tuska Open Air 2013

Volviendo al viernes, Leprous abría el festival con sonidos progresivos y una puesta en escena que incluía vestimenta de oficina, aprovechando los escasos 35 minutos que ofrecieron. Volverían a saltar al escenario más tarde para acompañar a Ihsahn y representar así su interesante proyecto en solitario en directo. Amorphis, de Helsinki, estuvieron tan bien como siempre y la gente estuvo muy entregada. Sus integrantes ofrecieron un show de calidad intercalando temas nuevos y clásicos en un concierto redondo.

Wintersun en Tuska Open Air 2013

Puede decirse que Wintersun fue otra de las bandas favoritas del festival, y repetían encandilando al público con su Time I y por supuesto ofreciendo temas del primer trabajo, que sonaron más potentes. Buen sonido y mucha calidad musical por parte de Mäempää y sus músicos. King Diamond cerraba el viernes ofreciendo un show cómico-terrorífico cargado sobre todo de puesta en escena y personajes de todo tipo siempre envueltos en un ambiente muy satánico para entretener al público. Uno de los conciertos más esperado por los asistentes.

Barbe-Q Barbies en Tuska Open Air 2013

Amaranthe fue uno de los musts para los asistentes, con tres vocalistas diferentes destacando las voces de Jake E. Berg. Un sonido muy fresco y potente que en ocasiones nos hacía dudar de si estábamos en un festival metal o en una rave. Stratovarius, geniales por supuesto, tocaron temazos intercalando los clásicos de siempre con varios temas de su último disco. Kotipelto es un buen showman aunque en lo relativo a las voces tal vez esté ya un poco tocado. Aún así, para Stratovarius no puede haber otro cantante. Barbe-Q Barbies es un grupo de chicas cañeras y sobre todo rockeras que no pararon de darlo todo sobre el escenario, emplicándose con la gente y dejando ver la complicidad que tenían entre ellas.

Nigthwish en Tuska Open Air 2013

Battle Beast es otra de las bandas que no pudimos dejar pasar desapercibidas, con muy buen sonido y con una cantante que ha sabido tomar el relevo, proporcionando unas voces potentes y transmitiendo siempre la energía al público. Cerrando definitivamente el festival, Nightwish, la joya de la corona de Tuska, ofrecieron un concierto genial con Floor Jansen como la voz cantante. Dos horas de espectáculo cargadas de temazos y una escenografía que deleitó a un público que estuvo en perfecta armonía y fue uno con la banda.

Con respecto al festival en sí, hay que destacar que Tuska es una fiesta de la música que se caracteriza por el buen ambiente, presente todos los años, aunque los precios de la comida y especialmente la bebida pueden seguir pareciendo algo elevados en relación a la variedad. No faltaron los sitios donde comprar camisetas, merchandising y demás parafernalia metalera, con unos precios en general normales. La seguridad en el festival estaba siempre presente, algo de agradecer, aunque en ocasiones llegaba incluso a incomodar en los conciertos, cerrando unos moshpits y circles of death que vuelven a destacar por el empeño de la gente en ayudarse unos a otros y disfrutar del metal en su nivel más alto. Buenas bandas aunque se echa de menos un poco más de césped en el que descansar y reponer energías, por supuesto escuchando siempre la mejor música nórdica e internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario