31 de enero de 2013

Boris: Detalles de Präparat, nuevo LP de la banda nipona

Detalles de lo nuevo de Boris, Präparat, un LP que cuenta como el decimo octavo (si alguien quiere asegurarlo, adelante, yo me pierdo en su discografía) trabajo de estudio de los japoneses y que continúa los tres trabajos distintos que pudios escuchar en 2011. Con qué nos encontraremos esta vez es toda una incógnita, aunque pronto saldremos de dudas ya que queda muy poco para que vea la luz.


El disco lo edita Daymare Recordings y de momento tan sólo contará con una edición en vinilo de 180gr. Ha sido producido por la propia banda además de Shinobu Narita y sale a la venta el 6 de marzo. Tan sólo unos días después, el 20, se pone a la venta la reedición de 目をそらした瞬間 (Conocido por The Thing Which Solomon Overlooked) en una edición limitada de 4 CDs que viene en forma de boxset. Vamos con los detalles y tracklist del nuevo LP.

Actualización 17 de febrero de 2013: Ya se puede reservar Präparat a través de Inoxia Records, envío internacional incluido.

Boris - Präparat


Cara A

01. "December"
02. "哀歌 -Elegy-"
03. "Evil Stack 3"
04. "砂時計 -Monologue-"
05. "Method of Error"

Cara B

06. "Bataille Sucre"
07. "Perforated Line"
08. "コップの内側 -Castel in the Air-"
09. "Mirano"
10. "カンヴァス -Canvas-"
11. "Maeve"

Fecha de lanzamiento: 6 de marzo de 2013
Etiqueta: Daymare Recordings
Más información: Facebook
En Spotify: Cosmos (EP, 2012)

Estereolive: Cult of Luna en Madrid, un concierto muy Vertikal

Tenemos el placer de estrenar Estereozine asistiendo a uno de los conciertos más interesantes de principio de año, el de Cult of Luna. La banda sueca, procedente de Umeå, presenta un trabajo conceptual inspirado en temas como Metropolis, la aclamada película de ciencia ficción, centrados en la maquinaria y verticalidad de las estructuras lineales, y lo hace en 9 complejas pistas que han producido bastante hype. No podíamos perdernos el concierto de promoción del que sin duda será uno de los discos de 2013.


Obsidian Kingdom


Lo primero es lo primero. La banda invitada, de la que habíamos leído buenas críticas pero no habíamos tenido la oportunidad de escuchar, fue Obsidian Kingdom. Se trata de un quinteto catalán que lleva presente en la escena desde 2005 aunque hasta el año pasado no ha dado su primer paso -de gigante- lanzando Mantiis, un primer LP que les mete de lleno en la escena nacional y tras el cual no dudamos de por qué han sido elegidos para girar con Cult of Luna.


¿A destacar? Todo. El trallazo, de 14 pistas, fue interpretado junto a una proyección en blanco y negro que hacía, si cabe, más interesante una actuación que sonó muy bien desde el principio y que contó con una puesta en escena excepcional. Aprovechando el tiempo al máximo y siempre sincronizados con las imágenes, no dijeron ni mú entre los trabajados temas para despedirse tras el telón escuchando una gran ovación realizada por el sorprendido público. Obsidian Kingdom es una banda que seguiremos de cerca en Estereozine y que automáticamente pasa a convertirse en una de las más interesantes del panorama del metal extremo nacional.

Cult of Luna


Media hora después de lo que decían las entradas, sobre las 22 horas, el telón se retiraba de nuevo para mostrarnos a un grupo que ya estaba en escena cuando comenzaban a sonar los primeros elementos de "The One", una introducción muy a lo Metrópolis o Blade Runner en la que estaba ausente uno de los baterístas, que se incorporaría más tarde. Y digo uno de los baterístas porque el escenario contaba con dos sets de percusión, uno frente al otro, que serían uno de los pilares de esa construcción Vertikal que los suecos nos presentaban.


La continuación lógica de la intro no podía ser otra que "I: The Weapon", una declaración de intenciones en las que íbamos catando todos los elementos del festín, incluyendo las rasgadas voces de Johannes Persson, que sonaban como en el LP. Al igual que en el mismo, nos encontramos con un sonido totalmente limpio y claro pero por momentos con mucha distorsión, tanta que toda la ropa y cuerpo vibraban, y era realmente curioso observar como lo hacían también los platos de las baterías incluso cuando no estaban siendo golpeados.

El setlist estuvo compuesto casi íntegramente por pistas de Vertikal, con "Ghost Trail" (Eternal Kingdom, 2008), "Finland" (Somewhere Along the Highway, 2006) y "Owlwood" (También de Eternal Kingdom) como excepciones, finiquitando los dos primeros antes de comenzar con "Mute Departure", que pese a ser uno de los mejores temas de la banda quedaba como entrante frente al plato fuerte de la noche: "Vicarious Redemption". Veinte minutos que se hacen cortos, muchas partes bien diferenciadas, metal extremo y muy agresivo con synths electrónicos como protagonistas... La ejecución fue tan buena que parece que el líder de la banda tenía los pasos contados hasta el micrófono, al que avanzaba lentamente, en slow motion, mientras arrancaban los motores. La mayoría de los miembros parecían danzar lentamente en el escenario en un baile salvaje en el que no dejaban de jugar con los pedales de efectos, y Persson parecía por momentos volverse loco para descargar su furia no sólo aporreando la guitarra sino gritándole y dándole puñetazos.

Tras la mencionada "Owlwood", tema que abre el disco anterior y cuya ubicación en el setlist fue todo un acierto, llegábamos al final pasando a través de, valga la redundancia, "Passing Through", con claro protagonísmo del guitarrísta Fredrik Kihlberg y sus voces claras, y que desembocaba en la gran "In Awe Of", con permiso de los pocos segundos de "Disharmonia".