21 de marzo de 2019

Darkthrone: Detalles de "Old Star"

Fenriz y Nocturno Culto han vuelto. Listo desde hace meses, por fin se hace público lo nuevo de los noruegos Dark Throne. Se llama Old Star y sale a la venta a finales de mayo.

Darkthrone - Old Star

Se trata del primer trabajo tras 3 años de silencio y un Arctic Thunder (2016) que aunque se volvió a ganar el favor de la crítica no sorprendió como lo hicieron los falsetos de The Underground Resistance (2013). Para la ocasión el dúo ha preparado seis épicos temas que incluyen black, heavy y una mezcla de lento death metal y doom. Efectivamente, parece que la palabra doom es importante y es que hace poco el dúo comentó públicamente lo bueno que es Epicus Doomicus Metallicus de Candlemass.

El trabajo se edita el viernes 31 y a traves de Peaceville. Producido por Nocturno Culto y mezclado por Sndfor Parker (Voivod) con mastering de Jack Control. Completando los créditos, Chadwick St. John y su obra "The Shepherd of the Deep".

La lista de temas queda así:

Darkthrone - Old Star


01. "I Muffle Your Inner Choir"
02. "The Hardship Of The Scots"
03. "Old Star"
04. "Alp Man"
05. "Duke Of Gloat"
06. "The Key Is Inside The Wall"

Fecha de lanzamiento:
Etiqueta: Peaceville Records

20 de marzo de 2019

"Berserker", lo nuevo de Amon Amarth, sale en mayo

Berserker es el título elegido por los suecos Amon Amarth para un nuevo trabajo que ve la luz en mayo. Diez nuevos temas y un sencillo que ya se puede degustar: "Raven's Flight".

Amon Amarth - Berkserker

Como siempre centrado en temática vikinga, el título hace referencia a una figura específica dentro del pueblo vikingo. El disco ha sido grabado en los californianos Sphere Studios bajo la atenta mirada del productor Jay Ruston (Anthrax, Uriah Heep).

Al contrario que con Jomsviking, la temática ha quedado para el final, y las letras han sido escritas una vez que el material ya estaba listo, confiesa Johan Hegg. Salvo "Shield Wall", basado en una táctica real de batalla, el resto de canciones tratan diversas temáticas incluyendo material bastante personal.


Berserker verá la luz el viernes 3 de mayo.


Amon Amarth - Berserker


01. "Fafner's Gold"
02. "Crack The Sky"
03. "Mjolner, Hammer Of Thor"
04. "Shield Wall"
05. "Valkyria"
06. "Raven's Flight"
07. "Ironside"
08. "The Berserker At Stamford Bridge"
09. "We Can Set Our Sails"
10. "When Once Again"
11. "Wings Of Eagles"
12. "Into The Dark"

Etiqueta: Metal Blade
Fecha de lanzamiento: Viernes 3 de mayo de 2019

15 de marzo de 2019

Steven Wilson - To the Bone Tour [Crónica final de gira]

A continuación os narramos una crónica a dos tiempos que relata uno de los últimos conciertos de Steven Wilson en su gira To the Bone, el celebrado en el Stockholm Waterfront el pasado 23 de febrero. To the Bone Tour ha sido una de las giras obligatorias de los últimos tiempos para cualquier amante del sonido, y por eso ésto no podía quedar en el tintero.

Steven Wilson - Stockholm Waterfront 2019

Palabras e imágenes: Charles Vástaguess y Otro
Fecha: 23 de febrero de 2019
Lugar: Stockholm Waterfront, Estocolmo, Suecia

Por fin llegó el fin de semana de reencuentro de colegas en la gélida capital sueca en el que se presentaba como un viaje para el recuerdo tras nuestra compulsiva adquisición de entradas por doquier, en primer lugar para el viernes 22 para ver a la leyenda viva Ozzy Osbourne acompañado de los míticos Judas Priest, así como para ver el día siguiente al peso pesado del rock progresivo actual y protagonista reiterado de mis múltiples periplos musicales, el señor Steven Wilson. Por desgracia, la cancelación de gira del primero por motivos de salud, hizo que mis metaleros compinches quedasen un tanto desilusionados y a merced solamente del show de Wilson, al cual es necesario apuntar que les conseguí arrastrar tras múltiples charlas musicales en las que un servidor elevaba a las nubes las dotes del artista inglés sobre las tablas. Más adelante, podremos disfrutar de una visión bastante más objetiva y menos forofa que la mía, la cual nos desgranará la segunda mitad del show y si mis cansinas insistencias estaban o no justificadas.

Steven Wilson - Stockholm Waterfront 2019

Tras calentar motores en nuestro bar escandinavo de referencia y desde ya un clásico, The Bishop Arms, nos presentamos en el futurista edificio Stockholm Waterfront donde, ya todos obedientemente sentados, dio comienzo el espectáculo, arrancando con el breve corto "Truth", seguido de los temas de su último largo To The Bone, "Nowhere Now" y "Pariah", donde Wilson y los suyos presentaron desde ya sus credenciales, evidenciando una gran madurez como banda (tras una gira cercana ya a los 150 conciertos) y un sonido sin duda mejorado por la espectacular acústica del recinto. Arrancaron nuestros primeros tímidos headbangings con la hipnótica "Home Invasion/Regret #9", donde comenzando con el frenético rasgueo de Wilson en el bajo y finalizando con el profundo solo final de Alex Hutchings, supuso el primer alarde de autoridad de la banda e hizo entrar en calor rápidamente a los allí presentes. El primer tema de Porcupine Tree en sonar fue la desoladora "Don't Hate Me" (incluida en Stupid Dream), donde destacaron sobremanera la desgarradora voz de Wilson y las geniales improvisaciones del gran Nick Beggs en el bajo. La sorpresa de esta primera parte del set fue sin duda la inclusión de la oscura y atmosférica "Get All You Deserve" (Insurgentes), que encajó con precisión quirúrgica como introducción a la épica "Ancestral" (Hand. Cannot. Erase.).

-

Modo troll ON. Charles, infatigable -salvo la salida nocturna post concierto, ¡ZASCA!- compañero de aventuras progresivas, ¿Conoces los signos de puntuación?

Bueno, al tema. No pudo ser. Ozzy Osbourne y Judas Priest están demasiado cascados para seguir ese ritmo, algo que agradecimos reduciendo el número de conciertos del fin de semana a 1 (no podíamos desdoblarnos para ver a Ghost, que se le va a hacer). Aprovechando la cancelación del concierto de las citadas leyendas ¿vivas? del metal, nuestras peripecias se redujeron a castigar el hígado en varios tugurios de la capital sueca, empezando casi siempre en nuestro amado The Bishop Arms. Los brazos del obispo cási querían retenernos y es que de no ser por los tragos y llamada de atención del colega de arriba ↑ aún estaríamos sentados en sus sillones. Media hora más tarde etabamos en el epectacular Stockholm Waterfront, que hace las veces de palacio de congresos.

Steven Wilson - Stockholm Waterfront 2019

El sonido, sobresaliente y la acústica cuanto menos destacable. Pocos conciertos recuerdo con ésta calidad de sonido, y he estado en cientos. El nivel de decibelios era el adecuado para el directo, rozando un límite que evidenciaba un equipamiento de ensueño para los audífilos más exigentes. Ahí hay mucha, mucha pasta, y mucha más si contamos el láser y demás elementos visuales que conforman esta gira de Wilson, una gira sobresaliente a nivel profesional, audiovisual y narrativo.

Tras el rallante corto "Truth", una sucesión de ambiguas imágenes etiquetadas que nos hace replantearnos la realidad de este pu#o mundo en el que vivimos, aparecen los integrantes de la banda con Wilson a la cabeza y su Six feet underground, we move backwards now, es decir, el "Nowhere Now" del último largo. Cada entrada de instrumento confirma la química de la banda en directo y las palabras de su líder hace unos días: Sus temas nunca han sonado tan bien. Mención especial para el atronador bajo de Nick Beggs, la rubia de Wilson -y co-autor del número 1 "Too Shy" de los marcianos Kajagoogoo (1983)-, con un sonido y puesta en escena arroyadores.

Steven Wilson - Stockholm Waterfront 2019

Con el comienzo de "Pariah" me pregunto qué va a suceder ya que Ninet Tayeb. La israelí no ha asistido a la gira. O tal vez no de forma presencial, pero su inconfundible voz acompaña igualmente unos temas que no serían lo mismo sin ella: Podemos ver su imagen proyectada con láser sobre una pantalla de malla, con una calidad y definición superiores a las de la propia realidad, y además en tamaño gigante.

Mi primer concierto de Wilson me sirve para darme cuenta de que Hand. Cannot. Erase., pese a ser un disco que me gustó bastante en su día, está cuanto menos infravalorado. Temas como "Home Invasion", mezclado con "Regret #9" y "Ancestral", todas en el set, mezclan lo mejor de un prog con mucho toque Pink Floyd en su época más experimental (A Saucerful of Secrets, 1968 y Ummagumma, 1969) y además partes más metaleras, claramente influenciadas por Opeth circa Blackwater Park (2001) (co-producido por Wilson, por cierto). Una serie de elementos de aquí y allá lo conforman como el largo de Wilson que más tiene que decir en el panorama actual del prog-rock. Muy Pinkfloydianas también la espectacular "Vermillioncore" (, 2016) y la guitarra de Alex Hutchings en general.

Craig Blundell no es Marco Minnemann pero su set no sólo sonó a las mil maravillas y con una precisión técnica en la que cada elemento destacaba en la mezcla, algo que dicho sea de paso se aplica al resto de la banda, que estuvo de diez y se encuentra en plena forma, empezando por su frontman. No dejamos atrás a Adam Holzman y un teclado especialmente emotivo en una de las sorpresas de la noche: "Sentimental". El tema de Porcupine Tree no ha estado en todos los conciertos de la gira aunque curiosamente nos había acompañado durante gran parte del viaje.

Más de Steven Wilson:

7 de marzo de 2019

Review: Children of Bodom - Hexed

Casi un año ha pasado desde que Children of Bodom entregaran su décimo trabajo a Nuclear Blast. Por qué la discográfica lo ha retrasado tanto es toda una incógnita pero lo bueno es que mañana sale a la luz Hexed. Lo hemos escuchado durante semanas y por fin tenemos un veredicto.

Children of Bodom - Hexed

Hexed es probablemente el álbum más diferente que COB han grabado nunca. Viejos elementos que vuelven a hacer su aparición (blastbeats, riffs reciclados y los largamente añorados toques neoclásicos) pero con una producción y sonido actualizados, sonando modernos a la par que sobrios. La madura composición introducido cambios sin hacer que el producto final suene a intento de volver a otras épocas o a innovar demasiado. La producción de Mikko Karmila es la mejor que Children of Bodom ha tenido nunca, aunque los leads quedan un poco bajos en la mezcla. El mastering tiene un rango dinámico de DR8, mucho mejor que el DR6 y DR5 de los últimos discos. Desgraciadamente los peaks superan los niveles en casi todos los temas, produciendo la temida distorsión en pistas como "Kick in the Spleen".

"This Road" y "Under Grass and Clover" abren el LP de forma potente pero sin poner toda la carne en el asador. De hecho el álbum mejora según avanzamos, aunque los mencionados sencillos no estan nada mal. El primero tiene un claro sonido Stone pero con teclados -¿acaso esa frase no puede usarse para descubrir a COB?- mientras que UGaC hace uso constante de los teclados para presentarnos un tema clásico enfocado de otra forma. El sonido de anteriores trabajos está claramente presente en los siguientes cortes: "Glass Houses" y "Hecate's Nightmare" son muy reminiscentes de Hate Crew Deathroll (2004).

"Glass Houses" es otro de los highlights, con unas bases neoclásicas en un tema que va directo al estómago. Guitarreo duro en C, riffs reminiscentes de la primera etapa, solos de guitarra... Todo en apenas 3 minutos de duración. "Hecate's Nightmare" nos sirve para degustar la producción con unos instrumentos que van incorporandose uno a uno: Teclado. Guitarra 1. Bajo. Voz. Guitarra 2. Un medio tiempo con un riff familiar en la mitad y más tarde un puente rock que recuerda a algo de Alice Cooper o tal vez King Diamond. Definitivamente algo con un mood muy de película de terror. Un tema fresco pero diferente al igual que "Hexed" y su hipnítica outro. Jaska Raatikainen y a Henkka T. Blacksmith toman mayor protagonísmo notándose especialmente en la citada "Hecate's Nightmare" o en "Say Never Look Back", con una producción que les respeta completamente.

"Kick in the Spleen", una de las sorpresas, es puro fan service de Hatebreeder (1998) con atmósfera Dissection / Dimmu Borgir circa Enthrone Darkness Triunfant añadida. La línea vocal parece un rework de "In Your Face" (Are You Dead Yet?, 2005), con una segunda parte centrada en guitarreo y con, atención, el festival de solos trademark COB teclado / guitarra / teclado. De nuevo, en 3 minutos. Destacamos también "Platitudes and Barren Words", totalmente distinta y también con vídeo oficial. A la atmósfera COB se suman unas voces semi-rasgadas de Laiho en un estribillo realmente pegadizo y rockero. Uno de los hits del disco.


Tras la heavy metalera "Relapse (The Nature of My Crime)", con un sonido que recuerda en todo al defunto side-project de Laiho Sinergy, "Say Never Look Back" y "Soon Departed" cierran destacando en la producción y haciendo justicia a todo el grupo. Temas lentos pero no por ello menos complejos especialmente la primera. La segunda, más melancólica y de nuevo recordando de una u otra forma a Dissection. El último corte es una versión renovada de "Knuckleduster" con letras actualizadas. El sonido de la B-side de Thrashed, Lost & Strungout (2005) no ha cambiado mucho pero ahora suena mucho mejor. Jau jau!

4/5


Resumiendo, con Hexed nos llevamos una grata sorpresa. Los últimos trabajos iban por el buen camino pero se nos quedaban cortos en frescura. Producción, buenas ideas y reciclaje de esas que hicieron conocidos a los finlandeses se unen en un LP que a todas luces será un éxito de crítica. Casi sin excepción estamos ante un disco sin altibajos donde todas las canciones muestran una muy mejorada composición, si bien puede que echemos en falta "mega hits" más sencillos como los ya firmados por los chicos de Bodom anteriormente. "Hate Me" o "Needled 24/7" vienen a nuestra cabeza, aunque hay que reconocer que temas como "Under Grass and Clover" o "Platitudes and Barren Words" son muy pegajosos.

22 de febrero de 2019

Review: In Flames - I, the Mask

Miedo nos da escuchar lo nuevo de In Flames tras sus dos últimas aberraciones. Tanto que hace semanas que tenemos la promo de I, the Mask, y no nos atrevíamos a ponernos los cascos hasta el último momento.

In Flames - I, the Mask

Que nadie se emocione, pero parece que alguien les ha dado finalmente un toque. Si bien es cierto que Battles (2016) mejoraba el insípido Siren Charms (2014), daba casi vergüenza declararse seguidor de la banda incluso, aunque fuera hablando en pasado.

"Voices", "I, the Mask" y "Call My Name" conforman una apertura de disco prometedora y un lavado de cara, con un sonido claramente metálico, aunque éste se vaya diluyendo en lo comercial según avanzamos con el largo. El sonido In Flames, ese sonido patentado por Jesper Strömblad pero muy bien imitado por Björn Gelotte y el chico maravillas Niclas Engelin, aparece ocasionalmente, notandose sutilmente en las apariciones de cortos leads de guitarra ("(This is Our) House") o la repetición de riffs básicos trademark de la formación combinando armónicos ("We Will Remember").

Lamentandolo mucho y sin siquiera entrar a decir cual es mejor, nos parece que allá por 2008, con A Sense of Purpose y con unos In Flames sumidos en la falta de ideas, el sonido era aún mucho más interesante y sobre todo único. Pero no todo van a ser peroésques. Abriendo la mente y aceptando la senda y producción modernistas, la mezcla es bastante neutra aunque premia las guitarras sobre los sintetizadores. Las voces de Anders Fridén, que nunca va a caracterizarse por su técnica pero sí por su peculiar tono de voz, han mejorado, autotune aparte. "Follow Me" o "All the Pain" son muestras de ello.

Los sencillos elegidos son eso, sencillos, no lo mejor del LP (salvo por tal vez "I, the Mask") pero manteniendo el ritmo y ganandose nuestros oídos tras las primeras escuchas. Hablamos de "I am Above", "(This is Our) House" y "Burn". Centrando la caña en la primera mitad -el disco dura 50 minutos-, en la segunda encontramos a los In Flames más intimistas y experimentales, con la anterormente citada "All the Pain" con Anders protagonizando sobre una base rítmica. "Deep Inside" es un medio tiempo que mezcla ambos mundos, con partes clásicas, sintetizadores y una introducción moruna. "Stay With Me" cierra el disco de manera agridulce: El tema, lento, está realmente bien, pero su duración de más de 5 minutos sólo queda salvada por la aparición de sintetizadores en su segunda mitad.

3/5

Puede que I, the Mask no sea el disco del año, o que ni siquiera esté entre los destacados, pero pero desde luego supera todo lo que han lanzado los de Gotemburgo en los últimos diez años, salvo tal la pegadiza "Deliver Us" (Sounds of a Playground Fading, 2011). Una ligera mejoría y un LP que puede disfrutarse, que tiene buenos momentos, pero que en general no nos llama como para escucharlo tranquilamente -como hemos hecho muuuuuchas veces- y sí más, tal vez, para ponerlo de fondo.